Análisis Space Empires V

Space EMpires V

Space EMpires V El género de la estrategia es, junto al de simuladores y la acción táctica, el más característico dentro de los videojuegos de PC. Los llamados ETR llevan años saturando el mercado “Pcero”, aunque desde que salió el Dune 2 la evolución en la mecánica del juego ha sido más bien escasa. Frente al aluvión de ETR que nos llegan todos los años, los juegos de estrategia por turnos pasan mucho más desapercibidos para el gran público, pero siguen teniendo un número de seguidores lo suficientemente importante como para que todos los años aparezcan unos cuantos títulos para elegir.

En el año 1993, cuando irrumpió en el mercado Dune 2 para cambiar radicalmente los juegos de estrategia, la legendaria compañía Microprose lanzó al mercado uno de los mejores juegos de todos los tiempos; Master of Orion, el cual nos permitía controlar un imperio espacial de una manera que no se había visto antes. Tres años más tarde aparecería su segunda parte, para muchos, entre los que me incluyo, la mejor de todas, popularizando un sistema de juegos que se alejaba del gusto mayoritario. Desde entonces han aparecido algunos buenos de estrategia espacial, como el glorioso Alpha Centauri o el sorprendente Homeworld, pero se echaba de menos un juego que nos hiciera olvidar a Master of Orion, algo que, por supuesto, no logró su mediocre tercera parte.

Space Empires V es la continuación de una saga que también empezó en el año 1993, aunque de una manera mucho más discreta que los juegos mencionados, y que consiguió sobrevivir estos años con un número de seguidores que ha ido creciendo desde entonces. En julio de 2000 salió la cuarta entrega de la serie y desde hace unos cuantos meses tenemos disponible la quinta, que es la que me dispongo a comentar. Estrategia espacial por turnos con un estilo que recuerda a Master of Orion, aunque con planteamientos muy diferentes en las características y el desarrollo del juego.

Pertenece a la denominada estrategia 4x, esto es, explorar, expandir, explotar y exterminar y en él controlaremos a un imperio espacial que se expande por todo el universo manejando multitud de parámetros estratégicos que nos harán progresar en función de los mismos. Un juego de estrategia por turnos completo y complejo en donde lo más importante es, precisamente, la estrategia, aunque con los suficientes adornos como para que resulte atractivo visualmente. Con la tendencia actual el hecho de encontrar un juego de estrategia que quiera ofrecer estrategia en vez de pirotecnia e digno de elogio, así que elogiémosle pues.

Space Empires V Es un gran juego, aunque obviamente para quien le guste el género. Las opciones estratégicas son enormes y eso puede provocar la peligrosa situación de obligar al jugador a pensar y planear sus acciones a corto y largo plazo. Y todos conocemos lo peligroso que puede llegar a ser pensar. Si la gente pensara ¿a quien iban a convencer los políticos?. Sería el fin del mundo tal y como lo conocemos, no quiero ni imaginármelo. Así que quien no quiera romperse demasiado la cabeza en un videojuego, probablemente estará más interesado en un simple ETR.

Interfaz

Al ser un juego cuyo objetivo principal es la estrategia y no llenarlo todo de mariconadas, no esperéis unos gráficos en hipnovisión. La pantalla nos muestra un escenario en el espacio con una rejilla hexagonal superpuesta. Está en 3D y se pueden ver planetas, nebulosas, campos de asteroides, estrellas, nubes de gas, agujeros negros y ese tipo de cosas tan siderales. Es un escenario visualmente atractivo aunque sin grandes parafernalias. La cámara nos permite cambiar el ángulo de visión además de orbitar alrededor del centro, generalmente ocupado por el sol del sistema. El escenario es por donde movemos las naves de nuestro imperio. No vendría mal una mayor resolución en las texturas de los planetas. Se empieza en un sistema solar y a lo largo de la partida se irán descubriendo nuevas zonas de la galaxia, cuyo tamaño es enorme.

Alrededor del escenario está la interfaz de comandos, muy cómoda, bien diseñada y fácil de usar. Su sencillez no implica ausencia de complejidad, ya que las ventanas don las diferentes opciones estratégicas e informativas irán apareciendo si vamos pulsando en los diferentes iconos. Todas tienen un buen diseño alternando los datos con unas imágenes que representan los planetas, imperios, naves, tecnologías y un larguísimo etcétera. Hay un montón de opciones para simplificar un poco la mecánica de órdenes, sin que, por supuesto, se pierda por ello profundidad estratégica.

Poco más hay que decir. Quien quiera gráficos flipantes, que busque otra cosa. Space Empires es estrategia con un bonito entorno gráfico, bien diseñado, fácil de utilizar y con un mogollón impresionante de opciones estratégicas.

Sonido

Nada especialmente destacable. Efectos sonoros simples para cosas como los clics de ratón, disparos de las naves, cambios de sistema solar y apenas alguna cosa más. No hay voces, sólo efectos de sonido, textos y música de corte sinfónico que está bastante bien. De todas maneras es un juego en el cual el sonido no importa demasiado. Al menos en mi opinión. Tanto es así que a veces juego sin ponerme los cascos.

Space Empires V El juego

Para jugar a Space Empires V debemos crear un imperio que después llevaremos a la conquista del universo conocido y por conocer. Que el número de opciones estratégicas es enorme es algo que notaremos nada más comenzar a seleccionar el imperio con el cual queremos jugar. Como si de un juego de rol se tratase, podremos personalizar nuestro imperio hasta el más mínimo detalle, una tarea que nos llevará algún tiempo. Pocas veces he visto un nivel de personalización tan alto en un juego de este tipo.

Nombre, detalles de la raza, bonificaciones por raza, ministros, tipo de gobierno, modelo social, tecnología, historia… multitud de opciones tan sólo para crear el imperio. No es de extrañar que se pueda guardar para ser utilizado en otra ocasión. Por ejemplo, en el modo multijugador. Una opción más que acertada. Y no sólo la creación del imperio tiene multitud de posibilidades, la propia partida en sí también tiene lo suyo. Mapa, condiciones de victoria, tipo de planetas, recursos, número de imperios, etc.

Una vez que conseguimos empezar, el juego se desarrolla de una manera bastante clásica. Tenemos un planeta capital y desde ahí podemos empezar a expandirnos por el universo. El sistema es sencillo, pero las opciones se irán multiplicando a medida que vamos avanzando. Usando naves colonizadoras podemos ir colonizando planetas de nuestro sistema solar o de otros que iremos descubriendo utilizando naves para explorar. Primero hay que descubrir los “warp points” para poder viajar a otro sistema y después recorrerlo para encontrar planetas habitables por nuestra raza. Los planetas tienen un tipo de superficie; hielo, gas o roca, y un tipo de atmósfera. Al principio sólo podremos colonizar los planetas con un tipo de superficie, aunque investigando la tecnología adecuada lograremos colonizar cualquier planeta. El tipo de atmósfera permitirá que los habitantes puedan vivir al “aire libre”, en cuyo caso el planeta tendrá más capacidad, o “encapsulados”, o sea, como en la película Desafío Total, en cuyo caso la capacidad del planeta será menor. Hay planetas por toda la galaxia, pero no todos tendrán las condiciones ideales para ser colonizados ni tampoco un tamaño suficiente como para que merezca la pena el esfuerzo necesario para hacerlo.

Las colonias producen recursos minerales, vegetales y radioactivos, gracias a los cuales podremos mantener nuestro imperio, construir nuevas instalaciones y naves, investigar nuevas tecnologías, realizar labores de inteligencia o usarlos para comerciar con otros imperios. En las colonias se pueden construir instalaciones en función de la tecnología que hayamos investigado, una de las cuales nos permitirán también construir naves y otro tipo de unidades. Precisamente la construcción de naves es una de las mejores características de Space Empires V.

Se pueden diseñar varios tipos de naves, vehículos, estaciones espaciales, satélites, tropas y “drones” (unidades telederigidas). Todas ellas con variaciones en tamaño y función, apareciendo más posibilidades a medida que mejoramos la tecnología correspondiente. Cada unidad tiene una serie de componentes que también dependen de la tecnología. Cuanta mejor tecnología, más y mejores componentes. En la ventana de diseño elegimos los componentes que queremos para cada nave, dando como resultado una nave diferente para cada combinación de elementos que la componen. En la práctica tendremos tantos diseños de naves como nos de la gana y la calidad de las mismas dependerá de nuestra habilidad para combinar el material disponible. Las tropas se pueden utilizar para combatir en la superficie de los planetas y además serán necesarias si queremos capturar un planeta en vez de destruirlo.

Space Empires V Con estas unidades que podemos diseñar tendremos los vehículos necesarios para explorar el universo y localizar nuevos planetas para colonizar, combatir con otros imperios, montar plataformas de defensa para los planetas, etc. y además estaremos obligados a actualizarlas a medida que la tecnología nos permita desarrollar nuevos componentes. Naves de carga, naves colonizadoras, destructores, fragatas, satélites… de todo. Y además podremos organizar las naves en flotas asignando en ellas formaciones, líderes, escuadrillas y fuerzas de ataque.

Claro que para mantener las naves es necesaria una buena economía y para eso contamos con numerosas opciones de gestión. Los planetas producen recursos y después hay instalaciones que permitirán extraer esos recursos y aumentar la producción. Cuanto mejores sean las instalaciones más recursos extraerán del planeta. Es la principal manera de lograr recursos, aunque también tenemos el comercio entre nuestras colonias y también entre imperios que tengan un tratado de comercio. La producción de las colonias dependen también de la estabilidad social, del nivel de felicidad, de la salud y de la demografía. De todas maneras, en mi opinión, la gestión económica es el apartado menos brillante del juego, lo cual no quiere decir que sea malo.

Además de la economía, lo que determinará el desarrollo del imperio es la inversión en tecnología. El árbol tecnológico es enorme y será complicado que se puedan descubrir todas las tecnologías posibles en una partida normal. Cada tecnología cuenta con varios niveles que a su vez irán activando otras ramas, instalaciones, componentes y unidades. El sistema funciona mediante puntos de tecnología. Estos puntos de ganan con instalaciones de investigación que se construyen en los planetas. Cuantas más y mejores instalaciones, más puntos de tecnología. Los puntos de pueden distribuir entre las diferentes tecnologías. Se puede distribuir el 100% de los puntos en una sola tecnología y que esta avance rápidamente o repartirlos entre varias y progresar más lentamente pero en un mayor número de ramas.

Space Empires V Durante la exploración acabaremos encontrándonos con otro imperio, con lo cual deberemos prepararnos para las nuevas posibilidades que se nos presentan. Por un lado la diplomacia, que es buenísima. Lejos de las típicas opciones de “guerra o paz”, aquí tenemos multitud de posibilidades en las relaciones con los demás imperios del universo. Hay de todo. Comercio, tratados con otras razas, investigación conjunta, cesión de tecnología, acuerdos de no proliferación de armas, pactos de no agresión, acuerdos para no desarrollar tecnología, prohibiciones de tratados con otros imperios… hay más de 20 opciones diplomáticas que se ramifican en función de lo que queramos negociar. Y si eso no parece suficiente se pueden organizar coaliciones entre varios imperios con posibilidad de realizar votaciones sobre diversas decisiones.

Por otro lado están los servicios de inteligencia. Al igual que con la tecnología, hay una serie de puntos de inteligencia que se ganan en función de las instalaciones dedicadas a esa tarea. Y otra vez aparecen un montón de opciones para realizar tareas de espionaje o guerra sucia a los demás imperios. Muchas veces funciona mejor que la tercera de las posibilidades cuando nos encontramos con un imperio; el combate.

Y aquí estamos en otro de los apartados menos brillantes. Hay dos opciones; táctico y estratégico. En el táctico se pueden controlar las unidades y en el estratégico se desarrolla el combate de manera automática. El sistema de combate táctico es bastante malo. No se acerca a lo que se puede ver en otros juegos que también mezclan la estrategia con el combate táctico, como por ejemplo Age of Wonders. El combate táctico se desarrolla en tiempo real con opción de pausar para dar órdenes, pero no va fino del todo. Al final acabo siempre decidiéndome por el combate estratégico, mucho más práctico. No estaría mal que mejoraran algo la parte táctica aunque sea en un hipotético Space Empires VI. Además de combates espaciales hay combates en la superficie de los planetas que más o menos funcionan de la misma manera.

Space Empires V Como detalle adicional hay que comentar que cada sistema solar tiene una serie de características que afectan a los planetas y naves que se encuentren en él. Nebulosas que ralentizan o dañan las naves, agujeros negros que las desvían, tormentas espaciales, lapsos espacio-temporales que envían al quinto cuerno a las naves… muchas, muchas posibilidades.

Para aprender a jugar incorpora un buen tutorial, un manual impreso de 76 páginas y otro manual en PDF de 298 páginas. También tiene otra ayuda que son los ministros, que al contrario que en la realidad son verdaderamente eficientes. Cuando nos veamos desbordados por la multitud de opciones que tenemos, podemos asignar un ministro a cualquiera de los apartados del juego; diseño, economía, inteligencia, investigación, manejo de naves, etc.

Así que ya sabéis, explorar, construir, investigar, relacionarse con otros imperios y combatir es lo que podremos hacer, pero de una manera tan detallada y completa que podrá mantenernos pegados durante horas a la pantalla. Space Empires V es un gran juego de estrategia que todo buen aficionado al género debería tener.

Multijugador

Como casi siempre, la mejor manera de jugar a Space Empires V. Se juega igual que en el apartado para un solo jugador y con las mismas opciones, con la particularidad de que los otros imperios pueden estar controlados por jugadores en vez de por el ordenador. Obviamente las opciones de diversión aumentan. Se puede jugar sólo contra humanos o meter algún imperio de la IA, o lo que es lo mismo, jugar cooperativamente contra la IA. Como las partidas suelen alargarse, se pueden guardar las partidas para continuar en otra ocasión. Se puede jugar por email o TCP/IP.

Mods

Otro aspecto positivo es que se trata de un juego muy modificable con una gran comunidad de aficionados. Hay varias webs con modificaciones gratuitas disponibles, lo cual, como sabemos, aumenta la vida del juego.

Space Empires V Lo mejor

  • Opciones estratégicas innumerables

  • Diseño de naves y otras unidades

  • Interfaz gráfica

  • Multijugador

  • Modificable

  • Rendimiento

  • Turnos simultáneos en multijugador

  • No requiere DVD para jugar

Lo peor

  • Combate táctico

  • Sonido

Space Empires V Hipómetro

Los juegos de este tipo, no tienen más hype que el que pueda provocar este análisis. Los juegos por turnos no son de consumo masivo y las principales webs comerciales no suelen ser muy considerados con los juegos que impliquen algún tipo de esfuerzo intelectual por parte del usuario. Lo alucinante es que en estas patéticas webs critican del juego precisamente que sea complejo, como si sólo los juegos simples fueran buenos. Como he comentado, es un buen juego de estrategia por turnos y además muy modificable. Estoy seguro de que gustará a los que han disfrutado de Master of Orion, Alpha Centauri y también otro tipo de juegos de estrategia por turnos aunque no sean de temática espacial. No tiene versión en español y no se distribuye en España. Para comprarlo hay que ir a la web de Strategy First y podremos elegir la versión de descarga o de descarga + DVD. También se vende en otros sitios online como Play.com. El precio es de 25€ en esta web, y 20$ en versión DVD si se compra desde Strategy First, un precio más que interesante. Bueno, bonito y barato.

Responder