No te vayas en silencio

Control

ControlDescubrí a Joy Division cuando tenía quince años. Por aquél entonces ya habían desaparecido como grupo y sólo quedaban sus restos en New Order. Siempre me cautivaron, aún ahora. Me llamó la atención la historia del cantante, Ian Curtis, un tipo de voz penetrante que se suicidó al poco tiempo de que la banda se diera a conocer, apenas cuatro años desde su formación. No tuvieron un gran éxito de público, pero hoy todo el mundo los recuerda como uno de los grupos más innovadores que salieron de la corriente llamada "After Punk". Su estilo oscuro y siniestro fue pionero y podría decirse que fueron los primeros en esas corrientes góticas que ahora vuelven a estar de moda.

Cuento este rollo porque el año pasado se estrenó la película Control, que toma el nombre de uno de los temas más conocidos de la banda; She’s Lost Control. Esta película ganó el año pasado en Cannes y narra la vida del Ian Curtis, que fue tan corta como intensa. La película fue dirigida por Anton Corbijn y producida por Todd Eckert, quien ha dicho en el festival de Cannes que "los videojuegos no deben cometer los mismos errores del cine", en referencia a primar la parte comercial sobre la parte creativa.

"Los videojuegos han evolucionado tanto tecnológicamente que ahora pueden representar situaciones de manera creíble y el jugador puede establecer relaciones con los personajes y sus historias. Es algo que el cine no puede ofrecer. Por esta razón los videojuegos tienen el potencial de ser el medio dominante en todo el mundo. No se ha logrado todavía, pero creo que crear juegos que no sólo vendan, sino que, lo más importante, signifiquen algo, les llevarán a conseguirlo", comentó Todd Eckert.

Unas declaraciones inteligentes y con sentido común. Siempre hemos defendido la idea de los videojuegos como forma de expresión artística, con sus características particulares, y con multitud de opciones debido a la interacción con la historia. Tanda mierda "casual" está llevando a los videojuegos a seguir el mismo camino que el cine más comercial y casposo de Hollywood, sin opción a ofrecer lo que ha ofrecido el cine en películas gloriosas como Ciudadano Kane, El Padrino, Blade Runner o Apocalypse Now entre muchísimas otras. Y es un mal camino.

Está muy bien que se hagan juegos ocasionales, es cojonudo el poder ver películas como la Jungla de Cristal, pero no es bueno que sólo podamos ver películas de Bruce Willis pegando tiros o jugar a videojuegos estilo Call of Duty. Estamos ante un medio con unas posibilidades que ni de coña han sido exploradas, pero antes de que se consigan explorar ya tenemos un mercado saturado de juegos estúpidos que no aportan nada más que un mero pasatiempo para "toda la familia". Seguro que a muchos, como a mí, la frase "cine familia" nos produce arcadas, ¿queremos que los videojuegos sean el equivalente al cine familiar?. En el Grupo 97 no, desde luego.

Así que estas declaraciones de Todd Eckert nos gustan y las compartimos plenamente. A ver si se empiezan a dar cuenta de que no todo tiene que ser comercial y agilipollante, que también hay que ofrecer arte, buenas historias, obras que nos hagan sentir emociones. ¿No sería más gratificante?. Por supuesto no encuentro la peli por ningún lado, así que me tendré que hacer con un DVD con subtítulos en inglés. Es lo que hay.

Responder