Análisis Sins of a Solar Empire

Sins

Sins Stardock es una editora atípica que recuerda a lo que fue Gathering of Developers o lo que queda de ella; Gamecock. Ofrecen a los desarrolladores libertad creativa para desarrollar sus productos de la forma que crean conveniente, dando como resultado juegos de calidad que se alejan de los estándares comerciales que tanto nos agobian, pero logrando, a pesar de todo, unas buenas ventas de sus títulos. Entre los numerosos juegos que distribuyen podemos encontrar Galactic Civilizations II, Mr Robot, Sword of The Stars, Space Rangers 2 y este Sins of a Solar Empire, un auténtico éxito de ventas en EEUU que tendremos en Europa a partir del 6 de junio.

Lo más llamativo de Stardock es su compromiso con el usuario. Lejos de la actitud absurda de otras editoras, en Stardock no incluyen protecciones anticopia a sus juegos. No les gusta la piratería, naturalmente, pero son de la opinión de que las protecciones molestan más al usuario legal, el que les hace ganar dinero, que al pirata, que al fin y al cabo si no puede piratear un juego, irá a por otro. Sentido común aplicado al software de entretenimiento, algo muy difícil de ver. Por si fuera poco, son defensores del PC como plataforma de juegos e ironizan sobre la presunta crisis que está padeciendo.

Sins of a Solar Empire es un juego de estrategia en tiempo continuo (al que algunos llaman tiempo real) ambientado en el espacio. Lo ha desarrollado Ironclad Games y al igual que el Space Empires V, es de los llamados 4x, expandir, explorar, explotar y exterminar, pero muchísimo más simple que el juego de Malfador Machinations. Podría decirse que está a medio camino entre HomeWorld y Galactic Civilizations, aunque con un estilo propio muy marcado. Escenario en 3D, objetos en 3D, pero al contrario de lo que ocurría en HomeWorld no hay movimiento en 360º.

A pesar de ser un ETR, es lo suficientemente interesante como para resultar entretenido, especialmente en el modo multijugador. Los ETR están demasiado vistos ya, es indudable, y desde el Dune 2 apenas se han visto novedades en la mecánica de juego. Este tampoco es que aporte demasiadas cosas, pero en conjunto sí que da la sensación de estar ante un ETR diferente. En el fondo es lo mismo; recolectar recursos, investigar tecnologías, construir estructuras y enviar al ejército (naves) a pelear contra los imperios rivales. Sin embargo, a medida que juegas te das cuenta de que no es un ETR más. Es divertido, es sencillo y gustará a todos aquellos que no desean pasarse a la complejidad de los juegos de estrategia por turnos. Lo bueno es que haya de todo.

sins01p.jpg Gráficos

Recrean un escenario espacial en tres dimensiones con planetas, asteroides, agujeros negros y las diferentes naves y objetos que construye cada imperio. El conjunto es muy vistoso y bien diseñado, con una estética muy cuidada. Los planetas giran y sus texturas tienen una buena resolución. Su superficie muestra una especie de hormigas moviéndose alrededor como si fueran los diferentes transportes aéreos que se supone que habría en ese planeta. Los asteroides no tienen hormigas a su alrededor, pero están muy bien texturizados. Además de su calidad también destaca su variedad, con varios tipos de superficie.

Las naves tienen un buen diseño, con mucho detalle en el modelo y las texturas si tenemos en cuenta que no es un simulador espacial. Cada imperio tiene un diseño de naves diferente, pero todas tienen una gran calidad. Hay varios tipos de naves; corbetas, cruceros, transporte, constructoras y naves capitales, todas ellas con sus características, pero sólo las capitales con opciones de mejora en base a la experiencia. Poder hacer zoom a una de las naves en pleno combate es todo un espectáculo. Me recuerda a la impresión que me llevé al jugar por primera vez al Homeworld.

El entorno es realmente bello, pero extraño a la vez. Hay unas nebulosas que parecen nubes dentro de una atmósfera, con el sol como si se estuviera poniendo, lo cual da la sensación de estar flotando en la "ciudad de las nubes" que en el espacio. Todo depende de hacia donde muevas la cámara. No es un problema, simplemente que resulta extraño en alguno de los escenarios que se incluyen.

Los sistemas de partículas empleados para las explosiones son, como suele ocurrir, espectaculares. No son exagerados, a pesar de que esto es ciencia ficción y fantasía, y eso es un acierto. La pirotecnia está bien, pero no conviene pasarse. En ese aspecto Sins of Solar Empire cumple a la perfección.

Sins Lo mejor, para mi gusto, es la interfaz gráfica. Muy bien diseñada tanto en estética como en funcionalidad, muy adecuada para un juego en el que la rapidez de acción es tan importante, o más, que la parte estratégica. Menús cortos y accesibles y con las opciones justas para lograr un buen equilibrio entre rapidez y decisión estratégica.

Sins of Solar Empire es muy bueno técnicamente y además tiene un rendimiento magnífico. Tampoco es que tenga mucho mérito ya que estamos en el espacio y no hay que representar terreno, sólo las esferas de los planetas, asteroides y naves, lo cual deja mucho margen para meter detalle a gusto. En combates con muchas naves se notaban parones, pero con la última versión, la 1.05, he dejado de padecerlos.

Sonido

Los efectos sonoros están a la altura del resto del apartado técnico. Las explosiones ambientan perfectamente la batalla y todos los objetos producen sonido como si estuvieran en funcionamiento. Las voces están muy bien. Se activan cada vez que se da una orden a una nave, se construye algo, se produce algún acontecimiento o hay alguna comunicación con el resto de imperios. Por supuesto está en perfecto inglés, al igual que los textos, y de momento no tenemos noticias de si la distribuidora Europea, Kalypso, la va a adaptar al español. De hecho ni siquiera sabemos si se distribuirá en España, aunque dado el éxito en EEUU, lo normal es que lo acaben haciendo. Eso espero.

La banda sonora es magnífica. Tiene ese estilo sinfónico "en plan Vangelis" que recuerda a Blade Runner e incluso a la banda sonora de I-War 2, aunque sin llegar a esos niveles de calidad. La edición coleccionista la incluye en un CD.

Sins El Juego

Estrategia en tiempo continuo, sin pausas para dar órdenes, y con un desarrollo muy sencillo, con poca profundidad estratégica y un cierto enfoque hacia la acción, es decir, a la rapidez a la horas de tomar decisiones en detrimento de las propias decisiones. Se puede resumir en que tienes todo lo de un juego de estrategia complejo, pero a una escala mucho menor. Hay investigación, construcción, economía, recursos, diplomacia y táctica, pero en versión reducida. Es normal, un juego sin turnos no permite un nivel de complejidad tan grande como el de Space Empires. No daría tiempo.

Hay tres imperios con los que jugar; Vasari, Advent y Tec, cada uno con sus propias características, ventajas e inconvenientes, aunque las diferencias no son especialmente importantes. Con cada imperios e pueden jugar partidas en solitario o en multijugador, ambos modos en escenarios "sueltos" sin ningún tipo de campaña. Hay escenarios de varios tamaños, los más grandes con hasta 100 planetas.

En el escenario se empieza en la órbita de un planeta y a partir de ahí se va progresando con los ingresos que proporcionan los impuestos de los habitantes, los asteroides de extracción de mineral (el mineral es infinito) y el comercio con otros planetas que se vayan conquistando. Con los ingresos se pueden construir instalaciones e investigar tecnología, con un árbol tecnológico dividido en dos ramas principales; militar y civil. Para poder acceder al siguiente nivel tecnológico se tienen que construir más instalaciones de investigación, pero la cosa se complica porque cada planeta tiene un límite de instalaciones, obligando al jugador a la conquista de nuevos planetas si quiere desarrollar el árbol tecnológico lo suficiente como para poder tener alguna posibilidad de victoria. Así que el juego consiste en conquistar planetas para poder tener más recursos que permitan mejorar tecnología y construir más instalaciones. Con todo esto se construye una flota poderosa de naves y se aniquila al enemigo.

Además de esto hay un apartado diplomático, aunque llamarle así sea pasarse de generoso. Se pueden establecer relaciones con los otros imperios y solicitar un alto el fuego, declarar la guerra, establecer un tratado de comercio o una alianza. Que acepte, o no, dependerá del grado de amistad, el cual sube si cumplimos tareas que nos asignen. Desde donar recursos hasta destruir objetivos enemigos. Si no se cumple la tarea baja el porcentaje de amistad y podrían atacarnos. De hecho lo hacen.

Otro detalle a tener en cuenta son los piratas, que harán ataques a los planetas para intentar robar todo lo que puedan. Sus ataques dependen también del precio que se ofrezca como recompensa por nuestra cabeza. Por supuesto cada imperio puede poner una recompensa para que los piratas ataquen a los demás, un detalle que en multijugador resulta aún más divertido.

Sins of a Solar Empire También hay comercio, que es muy simple. Recuerda a los mercados del Age of Empires. Se construyen estaciones de comercio en los planetas y así comercian entre ellos. Si tenemos un acuerdo de comercio con otros imperios la red se amplía a los planetas de ese imperio con la consiguiente mejora económica para ambos.

Las naves capitales ganan experiencia y mejoran habilidades al subir de nivel. Conviene no perderlas porque se hacen mucho más poderosas que las recién construidas. Algunas de ellas, y otras naves, pueden alojar en su interior cazas que atacarán a las naves enemigas más cercanas. El control de las naves incluye la opción de formar flotas, una pequeña opción táctica que facilita mucho los ataques, que pueden llegar a ser masivos de la muerte.

La parte negativa es la IA. Como siempre ocurre en estos juegos, hace trampa. Al poco de empezar la partida ya atacan en masa hasta que consigues una flota mayor o no puedes soportar la presión y pierdes irremediablemente. Si aguantas los dos primeros ataques es casi seguro que ganas. Es un topicazo de todos los ETR, incluyendo este.

Al fin y al cabo no deja de ser otro ETR más, pero muy bien diseñado y con un buen equilibrio entre complejidad y sencillez. Lo malo es que con la IA se hace muy monótono, pero mejora sustancialmente si jugamos en multijugador con los colegas. Un buen juego, divertido, sencillo y muy estable. Desde luego no es para estrategas que busquen juegos que supongan un reto estratégico importante. Lo cual no quita que siga siendo divertido.

Sins Multijugador.

Sin duda, lo mejor. Todo lo que se puede hacer en Sins of Solar Empire cansa al poco de jugar con la IA. Pero si juegas con un grupo de amigos la cosa cambia bastante. Esto suele ocurrir en todos los juegos, pero en este aún más. Las opciones son las mismas que para un solo jugador. Pueden jugar hasta 10 jugadores, competir entre ellos, formas alianzas (equipos) o colaborar todos contra la IA, o sea, una forma de cooperativo. Las partidas suelen ser intensas y divertidas, a no ser que en el grupo esté el típico fiera que a los 5 minutos de partida ya ha arrasado con todos los planetas sin saber como lo ha hecho.

Cuenta con un gestor de partidas que permite buscar, crear y registrar estadísticas de nuestros logros en línea.

Contenido

Tengo la edición coleccionista que tiene el DVD del juego, un CD con la banda sonora, un póster con el árbol tecnológico de cada imperio, una guía de teclado, dos pósters y todo ello en una caja con cubierta de cartón. El manual tiene 71 páginas.

No tiene ninguna protección anticopia, con lo que se puede jugar sin el DVD dentro. Lo único es que trae un número de serie para jugar en línea. Incluye un editor de mapas al cual se accede desde dentro del juego.

Lo bueno

  • Gráficos

  • Diseño

  • Equilibrio entre complejidad y sencillez

  • Banda sonora

  • Multijugador

  • Editor

  • Sin protección anticopia

  • Interfaz gráfica

Lo malo

  • IA

  • Sin campaña en solitario

  • Poca innovación

  • Profundidad estratégica

Hipómetro

Se ha hablado bastante de él y ha recibido muy buenas notas además de vender muy bien en EEUU. Es un buen juego y define perfectamente lo que debe ser un juego simple que no toma al jugador por idiota. Pero no ha tenido mucho "hype", que digamos. Si llegan a dar la chapa con este como con el mediocre World in Conflict sería el juego más vendido del año. Si te gusta la estrategia en tiempo real, para mi gusto este es de los mejores que he jugado. No es que me apasionen los ETR, pero este se sale un poco de lo de siempre.

Responder