Análisis Men of War

Men of War

Men of War

En el año 2004 la empresa rusa Best Way, a través de Codemasters, lanzó un interesante juego de combate táctico en tiempo real. Se llamaba Soldiers: Heroes of World War Two y tenía como principal virtud el modo multijugador cooperativo. El motor gráfico era de gran calidad y contemplaba aspectos poco frecuentes en este tipo de juegos, como la ausencia de barra de vida en los vehículos en favor de un modelo de daño simplificado, control individual de las unidades, cobertura en el terreno, entrar en edificios, captura de vehículos, destrucción del escenario, etc.

No se trataba de un juego realista, pero la combinación de todos esos elementos lo hacían sumamente atractivo. Posteriormente saldría la segunda entrega llamada Faces of War, que volvía a ofrecer más o menos lo mismo con ciertas mejoras. Ambos juegos ofrecían muchas posibilidades de modificación que los ha mantenido vivos todo este tiempo. Ahora Best Way y Digital Mind Soft lo intentan de nuevo con Men of War, que viene a ser el mismo juego con mejoras importantes en la mecánica, gráficos y el tamaño de los escenarios.

No se puede decir que sea novedoso, a pesar de que la serie sí se aparta del resto de juegos de este tipo, sino que Men of War es la evolución de los otros dos; mejoran lo que había que mejorar, mantienen lo que funcionaba bien añadiendo nuevos elementos que cubren las carencias. El resultado es un juego muy bien hecho que mantiene un buen equilibrio entre el realismo de Theatre of War y la simpleza de Company of Heroes, todo ello rodeado por un entorno gráfico impresionante. Indudablemente me habría gustado más si fuera más realista, pero hay que reconocer que Men of War es un gran juego que engancha de principio a fin, sobre todo en el modo cooperativo.

Han mejorado mucho desde la primera entrega y han mantenido las opciones de modificación, lo que augura una larga vida llena de posibilidades gracias a la siempre activa y sorprendente comunidad “modder“. De hecho en este momento ya hay un generador de campaña dinámico y varios mapas creados por aficionados. Esperemos que sólo sea la punta del Iceberg.

Gráficos

Es una versión mejorada del motor gráfico que vienen empleando para sus juegos. En un juego de estrategia lo importante es la estrategia en sí, en este caso la táctica. Pero como se suele decir, a nadie le amarga un dulce, más aún si, como en este caso, la parte táctica está a un buen nivel en comparación con lo que se suele ver en este tipo de juegos. En Best Way han apostado por la espectacularidad gráfica y han logrado un acierto en ese sentido. Naturalmente se ha exagerado casi todo con el objetivo de dejar boquiabierto al jugador, un objetivo conseguido sobradamente.

picture001.jpg

Con respecto a los anteriores juegos de la serie, lo más notable es el tamaño y el detalle del terreno. Los mapas son mucho más grandes que en el Soldiers y además el movimiento de la cámara no está tan restringido, lo que permite disponer de unas vistas mucho más amplias del escenario. La superficie tiene mucha definición y los desniveles del terreno son creíbles y variados. La vegetación y los árboles tienen un aspecto muy real y además se mueven, no sólo por el viento y las explosiones si no también por la agitación que producen los soldados al moverse entre los arbustos. Los ríos, lagos y colinas ayudan a componer unos escenarios ciertamente estéticos.

Algunos escenarios son urbanos o con diferentes tipos de construcciones, como fábricas, granjas, minas o pequeñas poblaciones. Todas las construcciones están muy bien modeladas y aumentan la sensación de realismo visual de todo el entorno. Lo más espectacular es que todo se puede destruir o deformar, aunque de una manera exagerada y espectacular, en ocasiones chocante. Por ejemplo, que un par de soldados empujando un cañón puedan derribar una torre con tendido eléctrico y éste les caiga encima y los aplaste es incluso cómico. Por el contrario, es un puntazo que los obuses al explotar en el suelo dejen un agujero en el que los soldados se pueden cubrir y también que las explosiones hagan caer los árboles. Creo que a pesar de la exageración evidente, el resultado es impactante.

El resto de elementos modelados, como los soldados, vehículos y armamento, mantienen el excelente nivel de todo el conjunto, resultando especialmente sorprendente el cuidado con el que han modelado las armas teniendo en cuenta la escala global del juego. No es un FPS, precisamente. Los vehículos tienen también mucho detalle y son reproducciones de los reales, aunque en algunos casos los soldados no entran por las escotillas si no que se meten instantáneamente en el interior, algo en lo que el Theatre of War destacaba. Es un detalle poco importante, más bien una curiosidad.

picture003.jpg

Todo esto se complementa con la pirotecnia típica de los juegos que buscan la espectacularidad. Las explosiones, humo, incendios, etc. son tremendas y dan lugar a un espectáculo visual del recopetín. Si hasta se han preocupado de que las tuberías que conducen agua tengan pérdidas si se agujerean. Los carros pueden perder piezas que saldrán despedidas por los aires siguiendo, en cierta medida, leyes físicas más o menos creíbles. Los soldados sangran y se caen con animaciones muy conseguidas y el fuego se propaga si el material es inflamable, incluyendo los propios soldados. Cuando hay una batalla gorda, como por ejemplo la defensa de una fábrica en Rostov, se monta un espectáculo tremendo, de quitar el hipo. Es digno de verse. Y lo mejor de todo es que en mi equipo, con procesador Intel E670, 2Gb de Ram y una 9800GT, va perfecto con la calidad a tope, incluso en batallas como la de Rostov. Hay parones puntuales, pero sólo en multijugador. Ojalá el Theatre of War rindiera como este en multijugador.

No todo es pirotecnia o espectáculo, hay otros detalles que ayudan a la buena impresión que me ha causado Men of War. El diseño de la interfaz gráfica es muy bueno, lo mismo que la gestión de inventario de las diferentes unidades y por supuesto el diseño en general del juego. La iluminación es buena, la ambientación también y se puede decir que es incluso inmersivo. El movimiento de la cámara me gusta y el entorno en 3D no es sólo un adorno, puesto que influye en la mecánica del juego. Además tiene detalles muy buenos, como que los soldados se tiren cuerpo a tierra cuando sienten que una granada cae cerca y en ocasiones le den una patada para alejarla. Para los movimientos usa técnicas de “motion capture“, lo que puede dar una idea del coste de producción que habrá tenido.

Sonido

Los efectos de sonido están al mismo nivel que los gráficos. Se busca el espectáculo sonoro de la misma manera que el gráfico, pero el sonido de los vehículos y las armas al disparar es más que correcto. No penséis que es real, han unificado los sonidos por tipo de arma, no han usado el sonido real para todas y cada una de las armas y vehículos. Eso ya sería una pasada. Han incluido un elemento que no es novedoso aunque sí atractivo, como es el uso de voces originales en función del país elegido. Los rusos realizan comentarios en ruso, los alemanes en alemán, etc. Esto ya pasaba en los anteriores juegos de la serie.

picture002.jpg

Lo que es nefasto es el doblaje, para variar. No me importa de quien es la culpa o de las razones que hay detrás para que sea malo. El hecho es que lo es, todo lo demás ya está fuera de mi alcance. Lo curioso es que en inglés también es malo, así que me imagino que no contarán con buenos traductores del ruso. La versión es multilenguaje y así podremos elegir el idioma. Es de suponer que en original ruso las voces estarán mejor. Es que es penoso que se oigan comentarios como “qué morro que tienen de poner esa ametralladora ahí”, “sí, compañero capitán, iremos a la obra” o “vienen los fascistas” (en referencia a los alemanes). Es hilarante de malo que es. Se agradece el esfuerzo de la traducción y doblaje, eso sí, aunque habría sido mejor opción la versión original subtitulada. Es curioso que los juegos rusos suelen tener todos una traducción bastante mala. De todas maneras esto sólo influye en la narración de la historia de la campaña para un solo jugador o cooperativa. La banda sonora es de corte militar pastelero y no me emociona demasiado. La desactivo en la partida porque le resta inmersión. Está compuesta por Strategic Music Studios.

El Juego

Se trata de un juego de combate táctico en tiempo real ambientado en la Segunda Guerra Mundial. Su estilo es similar a los anteriores puesto que se trata de una entrega, y yo lo situaría a medio camino entre Theatre of War y Company of Heroes en cuando a realismo se refiere. No es realista pero tiene detalles que al menos se acercan al realismo. No hay gestión de recursos económicos, sólo el combate con las unidades disponibles en cada escenarios. Hay que controlar todas y cada una de las unidades para derrotar al enemigo, bien sea la IA u otros jugadores. La perspectiva es en tercera persona y se controla con ratón principalmente, aunque hay atajos de teclado para ayudar en la gestión de las unidades. La cámara se puede mover libremente casi al 100%.

Lo que más me gusta es que tiene muchas posibilidades tácticas por la gran cantidad de opciones y detalles con los que cuenta. Las unidades pueden aprovechar el terreno para las acciones del combate, como por ejemplo ocultarse en la vegetación, nadar para atravesar ríos, parapetarse tras los muros o agujeros de obuses y también entrar en los edificios para combatir en su interior o a través de las ventanas al exterior, siendo esta opción sumamente atractiva. Hay gestión de inventario individual para cada unidad, lo que permite coger cualquier arma del suelo o de otros soldados muertos en combate, munición, medicinas, kits de reparación, minas, cócteles molotov, etc. Es un puntazo lo del inventario. También los vehículos lo tienen, permitiendo el transporte de material y también el remolque de las piezas de artillería, aunque esto ya no depende del inventario. Las unidades se pueden curar si se tienen medicinas y los vehículos se reparan salvo que las piezas estén demasiado dañadas.

picture005.jpg

La niebla de guerra en configuración realista es muy buena. El jugador no puede ver nada que las unidades no vean y esto implica que la tripulación de un vehículo ve a través de las escotillas o mirillas del mismo, teniendo en cuenta los ángulos de visión y el número de tripulantes. Lo mismo en el interior de os edificios. Si el edificio no tiene ventanas, no se ve lo que ocurre en el exterior. No hay círculos mágicos o áreas de visión milagrosas. Lo que no me gusta es la distancia de visión, demasiado corta debido a la escala de los mapas. No es que sean pequeños, es que se quedan pequeños al lado de las distancias que pueden alcanzar los proyectiles y la visión, motivo por el cual han escalado el alcance de ambas cosas. Y esto afecta de manera fundamental al realismo, pero tiene lógica dentro del diseño del juego puesto que todas las unidades en el mapa quedarían al alcance del fuego de cualquier arma. Han querido hacer un juego con un realismo relajado.

El modelo de daños es un ejemplo de ello. Tiene índices de penetración del proyectil para los blindados e incluso diferentes zonas de impacto que se pueden seleccionar al atacar el vehículo en cuestión. Se tiene en cuenta la distancia, ángulo de ataque y tipo de munición, todo dentro de la escala del juego. Los proyectiles pueden atravesar diferentes materiales, como la madera, pero no la piedra o el cemento. Me refiero a los disparos de fusiles, ametralladoras, etc. Con los cañones ocurre algo parecido, pero pueden demoler los muros. Lo que pasa es que al estar escalado el alcance, también se escala el daño, dando lugar a que dos carros pesados se puedan dar varios cañonazos a menos de 100 metros de distancia mientras contemplamos como rebotan los proyectiles. No es real, pero tiene un buen equilibrio entre el realismo absoluto y la simpleza de otros juegos como el ya mencionado Company of Heroes. Y esto hay que saber valorarlo positivamente, aunque personalmente prefiera cuanto más realismo, mejor. Un juego que ofrezca ciertas dosis de realismo y mantenga un buen equilibrio con todo el conjunto del juego no es nada fácil de conseguir. Y ahí tenemos el ejemplo del Theatre of War, que es magnífico pero con un comportamiento horroroso en multijugador.

picture007.jpg

Lo peor del juego es la llamada inteligencia artificial, o sea, el código que intenta hacer que el ordenador se comporte de una manera inteligente. El enemigo controlado por el ordenador es bastante previsible y lerdo, lo cual se disimula en los combates cuando vienen oleadas de enemigos pero queda en evidencia en misiones más tácticas de infiltración y sigilo. Tampoco funciona demasiado bien la detección de rutas en el interior de los edificios, dando lugar a que a veces los soldados se queden dando vueltas por dentro cuando se les da una orden. A ver si lo van puliendo con parches puesto que ya ha mejorado desde la diferentes versiones “beta” que he tenido ocasión de probar. Y sino, siempre queda la esperanza en la comunidad.

Tampoco me gusta que no haya posibilidades de realizar formaciones. Teniendo en cuenta que se pueden manejar las unidades de manera individual, no estaría mal el poder estructurar a un grupo de ellas. Al menos tienen tres posiciones, de pie, de rodillas y tumbado en el suelo y dos velocidades a la hora de moverse. Pare evitar que corran como locas, tienen energía que se gasta en cuanto corren un rato. Otra característica negativa es la ausencia de moral o miedo en las tropas. Si mandas a una en plan ataque suicida contra un carro de combate, atacará la orden sin miramientos. Esto no debería ser así.

picture012.jpg

Más allá de que no sea un juego extremadamente realista sino más bien semi realista, lo cual afecta al tipo de usuario que pueda estar interesado en él, lo cierto es que se trata de un gran juego, completo y equilibrado, con el suficiente realismo y táctica como para que resulte interesante jugarlo y a la vez con un buen grado de espectacularidad y sencillez para hacerlo más dinámico para partidas multijugador que no requieran demasiado tiempo. A mí me ha gustado mucho, bastante más que los anteriores y otros juegos de más éxito, como Company of Heroes. Y desde luego es un juego más que recomendable para pasar un buen rato de puro espectáculo. Y por si fuera poco, tiene editor.

Multijugador

Espléndido, lo mejor que tiene Men of War. Hay varios modos de juego, destacando especialmente el cooperativo. No os podéis imaginar la alegría que me produce que haya alguien en este mundo que apueste por el modo de juego multijugador cooperativo. Y lo han mantenido desde el Soldiers, lo que deja claro que a esta gente les gusta. Permite jugar la campaña en solitario en modo cooperativo asignando las unidades que se quiera a cada jugador. Divertidísimo. Tiene una peculiaridad y es que se pueden resucitar a los caídos siempre y cuando haya otro soldado cerca con morfina. Esto no ocurre en otros modos de juego. En el modo cooperativo pueden jugar cuatro jugadores como máximo.

picture009.jpg

Los otros modos también son divertidos, pero ya son de combate por equipos o individual. El número de jugadores aumenta hasta 16. Los modos son Zonas de Batalla, Bandera de la Victoria, Combate, Combate Libre y Primera Línea. Lo que me sorprende es lo bien que va en multijugador. Y eso a pesar de usar el motor de Gamespy. Me gustaría que tuviera la opción de dibujar en el mapa para marcar zonas, rutas o puntos a los compañeros de equipo. Una opción que incluía el Myth y que he visto muy pocas veces.

Las partidas son sumamente estables y sin lag apreciable. Todo un ejemplo.

Contenido

Versión en caja con un manual cutre que apenas explica algo. Son veinte páginas en papel y en el disco hay una copia en PDF. Para enterarse un poco sale mejor visitar el foro oficial donde hay unas buenas guías tanto para la página como para el editor. El juego es multilenguaje y está doblado y traducido. La instalación en el disco ocupa 3GB.

Lo bueno

  • Gráficos y Sonido

  • Interfaz

  • Opciones tácticas

  • Multijugador cooperativo

  • Diseño

  • Equilibrio entre realismo y arcade

  • Editor

Lo malo

  • Inteligencia Artificial

  • Doblaje

  • Ausencia de formaciones

Hipómetro

Apenas ha tenido presencia en los medios pasteleros. El mayor hipe lo estoy haciendo ahora. No es una compañía grande y no tienen el suficiente peso como para presionar en los medios y que estén dando la chapa todo el día con él. Sin embargo, se va ganando un hueco entre los usuarios puesto que aparece en las listas de ventas de los principales sitios de ventas online. Es un juego que merece la pena si puedes admitir un tipo de realismo relajado. Las partidas multijugador enganchan, mucho ojo.

 

Responder