Análisis International Fighters

Su 33

Su 33

Los años que ha durado La Guerra Fría han supuesto uno de los períodos más inquietantes de la historia, aunque también han sido fuente de inspiración de numerosas novelas, películas y videojuegos. La tensión constante entre los principales gallitos del corral y el miedo a que uno de los dos lograra una clara ventaja sobre el otro, propiciaron una insultante escalada armamentística que asegurara la destrucción mutua. Fue durante este período cuando se desarrollaron los mejores aviones de combate de la historia, o al menos cuando se empezaron a diseñar. Había un enemigo claro y reconocido con una capacidad militar similar y se invertían cantidades obscenas de dinero en la carrera armamentística contra el rival para intentar no quedar atrás.

First Class Simulations trae algunos de esos aparatos a Flight Simulator siguiendo su línea de complementos de pago para este simulador civil. Bajo el título de International Fighters, han hecho una recopilación de los cazas más emblemáticos de la última etapa de La Guerra Fría, algunos de los cuales no llegaron a entrar en servicio todavía, pero se empezaron a diseñar durante esos años pensando en tener en frente a un enemigo que pudiera hacer frente con los mismos medios. Son doce modelos en total, lo cual da pistas acerca del nivel de detalle de cada uno de ellos. Un número elevado de aviones implica un menor detalle que si sólo se tratase de uno, una máxima que International Fighters cumple totalmente. No hay más que ver el F/A 18E realizado por Vertical Reality Simulations para hacerse una idea de lo que estoy hablando.

Está claro que en First Class Simulations no pretenden lograr semejante nivel de detalle, ni acercarse, simplemente ofrecen una opción económica y en español para poder aproximarse a estos aviones sin necesidad de estudiar muchas líneas de manual. Es, por así decirlo, como un complemento para no iniciados que quieran probar estos aviones legendarios en el Flight Simulator, dejando muy lejos el realismo extremo de otros desarrolladores. Incluso dentro de un simulador como FS, hay un público “hardcore” y otro ocasional. International Fighters está orientado a estos últimos.

Lo he probado sobre FS 2004, ya que no tengo la versión FSX con la cual también es compatible este complemento, así que he de suponer que el aspecto gráfico es algo inferior. De todas maneras, el aspecto gráfico es un fiel reflejo de lo que comentaba antes: muchos aviones implican menor detalle. El modelado externo es correcto y poco más, sin demasiados detalles o partes móviles, quedándose más cerca de lo que se puede ver en Falcon 4 AF que de Lock On. El interior es de otra época, y no me refiero a la de los aviones. Después de haber visto cosas como Lock On, IL2 y complementos como el mencionado de Vertical Reality, International Fighters deja un mal sabor de boca. Es como si retrocediéramos unos cuantos años a nivel gráfico. Flight Simulator 2004 tiene capacidad para ofrecer mucha más calidad en el interior, sobre todo en la cabina virtual en 3D, que es bastante mediocre. No son copias exactas de las reales, más bien parecen interpretaciones de éstas “adornadas” con unos bordes de sierra espeluznantes. No hay un modelo que se salve. Está claro que no aprovecha las posibilidades gráficas de Flight Simulator 2004. Las animaciones que se incluyen, además de las habituales, son las del cambio de la geometría de las alas, el gancho de portaaviones y las salidas. Todos los modelos tienen diferentes texturas.

Osprey

En cuanto al complemento en sí y su contenido, los modelos representados son los siguientes: Su-33, Mig29A Fulcrum, AS 565 Panther, Eurofighter Typhoon, F111 Aardvark, F117 Night Hawk, F15C Eagle, F35 Lightning II, Mirage 2000, Saab Ja37 Viggen, V-22 Osprey. Son aviones lo suficientemente atractivos como para resultar un complemento interesante, sin embargo el poco realismo en el modelo de vuelo y las carencias gráficas lo desvirtúan incluso para el usuario no iniciado al que va dirigido. Más que poco realismo de las dinámicas de vuelo hay que hablar de ausencia total de realismo, siendo lo más llamativo la facilidad con la cual se rompen estos aparatos por sobre G’s (exceso de fuerzas G en maniobras), algo muy alejado de la realidad. Tampoco la instrumentación de la cabina es real ni las prestaciones en velocidad de trepada, por ejemplo. A esto hay que añadir que se trata de un simulador civil que no contempla la posibilidad del uso de las armas ni los sistemas de radar de estos aparatos. Tampoco hay misiones, como sí había en otro complemento que probé, el UAV Predator.

Lo bueno es que se trata de un complemento económico. Por la mitad de lo que cuesta un complemento de un solo avión como el de Vertical Reality tenemos doce, aunque personalmente prefiero gastarme los 49$ del F/A 18 de VR. Además viene con documentación impresa en español, lo mismo que las descripciones de los modelos dentro del propio simulador. En definitiva, un complemento prescindible para los más entusiastas de la simulación pero que puede resultar interesante para los que empiezan a hacer sus primeros pinitos en este mundillo.

En positivo

  • Precio

  • En español

En negativo

  • Realismo

  • Gráficos

  • Documentación escasa

Responder