Impresiones Battlefield Bad Company 2

El último asalto de Dice y Electronic Arts a la saga Battlefield cumple ampliamente su objetivo: divertir.

Battlefield Bad Company

El juego cuenta con una campaña de un jugador que, si bien no se sale de lo habitual de éste tipo de títulos, al menos destila buen humor. Es sólida y sirve para entretenerse un rato, y cogerle un poco el truco a las armas y el estilo de juego. Su gran fallo es que la podían haber hecho cooperativa para 4 jugadores (estás siempre acompañado de tus 3 compañeros de escuadrón, era casi un paso lógico) pero no lo han hecho así. Una vez más, volvemos a la manía que parecen tener las empresas por no hacer campañas cooperativas, pero en fin. Todos sabemos que el meollo del asunto en los Battlefield es el multiplayer, y éste Bad Company 2 no podía ser menos.

Es una nueva práctica dentro del modelo Enemy Territory (que tantas alegrías nos ha dado con el original y con Quake Wars), e incluye algunas novedades que dan frescor y ritmo a las partidas. Para empezar, la destructibilidad del escenario. Casi todo es deformable, destructible y derribable. Puedes tirarle encima una casa a un enemigo parapetado, arrasar con los árboles de un bosque para hacerte una línea clara de tiro, o plantar un C4 en una pared para abrir un agujero y crearte un punto de disparo de francotirador. Casi ninguna cobertura es infalible, y el escenario se convierte en un factor más vivo y variado de lo habitual.

BAttlefield bad Company

A su vez, el juego está pensado para colaborar. Se pueden crear patrullas de 4 soldados, con la ventaja de que puedes resucitar junto a cualquier miembro de la misma (con lo que se acaba eso de que los grupos organizados duran juntos hasta que matan a alguno de ellos), y todo lo que se hace en patrulla da más puntos de experiencia. También da puntos dañar a un enemigo para que lo elimine un compañero, participar en capturas de bandera y destrucción de objetivos, marcar los blancos (con presionar la tecla Q, se “marca” cualquier enemigo) para que un amigo mejor situado lo derribe, reparar vehículos y demás acciones de equipo.

El desarrollo de la partida se beneficia de una comunidad acostumbrada a colaborar. Rara vez te encuentras jugadores solitarios que van a su cuenta y riesgo, siempre hay gente dispuesta a asaltar los objetivos, los vehículos siempre andan cerca de las zonas calientes apoyando a la infantería, es fácil que haya cerca un médico que te cure, o un soldado que reparta munición en un lugar donde se luche con especial fiereza. Incluso los francotiradores, clase para el jugador egoísta por antonomasia, están siempre cerca de su equipo, negando el acceso al enemigo a los puntos clave, o protegiendo a su bando en momentos críticos, como la captura de una bandera o la colocación de un explosivo. Incluso es normal verlos sacar su arma de mano y lanzarse a apoyar un asalto o una captura.

Y creo que es una de las ventajas de éste Battlefield: una comunidad bastante decente, sin la típica marabunta de criajos gritones, de rambos que no han superado la etapa del DeathMatch, de malos compañeros en general. Hasta ahora no he encontrado un server de dónde me haya ido harto de su población, ganase o perdiese la partida. Apenas se usa la comunicación por voz, y aún así es fácil colaborar con tu equipo, con lo cual la experiencia de juego es muy agradable. Una patrulla de 4 amigos que se comuniquen por Team Speak puede pasar ratos muy buenos colaborando y peleando por los campos de batalla que ofrece éste título.

Además, los servers son muy configurables: desde un tipo de juego más rápido, lleno de mapas, e indicadores, y con regeneración de vida, hasta un estilo más “duro”, sin punto de mira, sin regeneración, con vida para aguantar como mucho 2 balazos, sin mapa, ni indicaciones ni siquiera de munición. Es fácil encontrar un servidor de tu gusto en el que jugar.

En estos momentos existen algunos problemas en el lobby de conexión, más molestos que fastidiosos, y seguramente carne de patch en breve, pero una vez dentro del juego, se mueve con fluidez y sin lag apreciable, incluso en partidas con 64 jugadores.

Gráficamente, es muy correcto, llegando a cierto virtuosismo a veces. Consigue recrear una buena y motivadora atmósfera de combate, sobre todo con un sonido magníficamente utilizado, que hace que a veces quieras agachar la cabeza para esquivar las balas, todo ello remozado con un ritmo de batalla muy bueno y divertido.

Evidentemente, no es un simulador, no se puede pensar en él como un juego realista (igual que no se podía pensar de cualquier Enemy Territory), pero sí es una buena opción para echar unos ratos y dejarse llevar por su diversión.

Los premios, rangos y habilidades están muy bien llevados, y si bien son un aderezo y a veces una gran ayuda (miras especiales, mayor almacenamiento de munición y granadas, mayor blindaje para los vehículos, armas nuevas, etc) nunca suponen una diferencia tan grande entre jugadores. Vamos, que puedes ser un Sargento Primero nivel 15 con un montón de juguetes y que te vuele la cabeza un novato que se conectó por primera vez hace 20 minutos.

Hacía tiempo que el que suscribe no se lo pasaba tan bien con un multiplayer de éste estilo, precisamente desde Quake Wars. De momento, la cantidad de mapas es escasa, pero están muy bien diseñados y aprovechados, amén de que DICE ha prometido una próxima actualización con nuevos mapas, y seguramente la comunidad comenzará en breve a hacer de las suyas.

Lo mejor que podemos decir de este Bad Company 2 es que ofrece lo que promete: un multiplayer entretenido, con batallas furiosas y que te tienen enganchado, y con suficiente variedad como para no cansar, aunque sea por conseguir los premios que acompañan a las subidas de nivel. Las posibilidades para cooperar y el fomento del juego en equipo son cosas que apreciamos mucho aquí, en el Grupo 97. Y Battlefield: Bad Company 2 ofrece una apuesta sólida, bien trabajada, cuidada y efectiva. No será juego del año, ni romperá moldes, ni destaca por su realismo, pero si disfrutas de éste tipo de títulos, más variados y con más posibilidades que los ya cansinos Death Match, pero no tan duros y exigentes como los simuladores, no te arrepentirás en absoluto, y augura agradables ratos, y que caiga “una partidita de cuando en cuando” durante bastante tiempo.

En definitiva, recomendable para los fans del estilo Enemy Territory, para quien guste de partidas frenéticas e intensas, y para echar buenos ratos en un juego muy divertido. Y con servidores dedicados… y no lo digo por nadie en especial… es que sentí la Llamada del Deber o algo…

Responder