Acción

Sleeping Dogs

NI CHICHA NI LIMONÁ

United Front Games y Square-Enix nos traen éste título, que tras pasar por tiempos tormentosos (originalmente iba a ser la tercera parte de True Crime, y la iba a publicar Activision) finalmente consigue ver la luz.

 

Se trata de un sandbox de acción, con historia de poli encubierto en las triadas mafiosas de Hong Kong. Su clara inspiración es, como es obvio, la saga GTA de Rockstar, aunque intenta añadir novedad con su combates cuerpo a cuerpo y su estilo marcadamente de película de accion oriental.

 

CONVERSIÓN

 

Square-Enix no se ha cansado de repetir que ésto no es un cutre-port directo de las consolas, que tiene muchas cosas exclusivas, y que bla, bla, bla, bla... pero vamos. Si lo primero que tienes que hacer nada más instalarlo, es descargarte un pack de texturas HD (como 3 gigas más de instalación), y nada más iniciar el juego ves el infame "presiona cualquier tecla para continuar", tienen ustedes, señores de Square, la misma credibilidad que aquello de "la puntita nada más, lo prometo, cariño".

 

De todas formas, algo se lo han currado. El control con teclado y ratón es funcional, sin problemas. Incluye un benchmark interno para toquetear la configuración gráfica, y excepto por algunas burradas que hace el antialias si lo pones por encima de "medio", el juego funciona suave y sin el más mínimo tirón, ni cosas extrañas típicas de ports malos.

 

Es obligatorio ejecutarlo a través de Steam, pero al menos no obliga a tener que bregar con tonterías como el Social Club de Rockstar, o peor, el infame Games for Windows Live.

Sleeping Dogs

Muy molesto, eso sí, que si tienes otro controlador instalado (digamos, un joystick o un volante), el pad no funciona, teniendo que desenchufar el otro periférico para poder usarlo. Y que venga ahora Square a decir que no es un "port".

 

HISTORIA

 

Uno de los supuestos puntos fuertes del juego, con el que intentaba destacar. Eres un agente de policía encubierto que se infiltra en la peligrosa mafia Hongkonesa con el objetivo de acabar con sus estructuras de mando. Que en mi opinión, está bien, se echa de menos un buen juego de "polis", que eso de ser siempre el gangster malote ya cansa lo suyo. Aunque también tenemos el magnífico L. A. Noire para asuntos policiales, es una ambientación que no se toca tanto como se podría.

 

Aquí acaba lo original. Lo demás: cliché, tras cliché, tras cliché. Supongo que los aficionados a las peliculas de John Woo y al cine oriental de acción le sacarán mucha más miga, pero como guión, no sorprende lo más mínimo. De todas formas, entretiene lo suficiente, y tiene algún personaje carismático. En general es sólido, y no suele causar vergüenza ajena. Pero vamos, sigue siendo desconsolador lo difícil que es ver un juego con buenos diálogos que no se puedan escribir juntando frases al azar de películas de jolibú.

 

En cierto momento si tiene algunas escenas de mérito, y que te hacen pensar que la cosa se pondrá "seria", pero va a ser que no. Además, a veces es precipitado, en esto por ejemplo, GTA IV o L.A. Noire daban mucha más sensación de progresión, de estar avanzando bien. Éste título es mucho más forzado a veces.

Sleeping Dogs

 

Pero bueno, dejemoslo en que la historia se gana un suficiente alto, y aguanta el tipo.

 

AMBIENTACIÓN

 

Gráficamente, el juego es bueno, tirando incluso a muy bueno algunas veces. Gráficos bien hechos, que tiran a cierto realismo. La ciudad está muy bien ambientada, y es un placer pasear por ella. De noche, con los neones de Hong Kong, y sobre todo cuando llueve, todo luce francamente bien. Tiene incluso detalles que me han gustado mucho, como que cuando llueve a los personajes y los coches se les nota que están mojados, con una textura bien aplicada. Los coches sufren daños, así como el mobiliario urbano. Tu personaje y los enemigos sufren heridas y se manchan de sangre, y tienes que lavarte en tu piso para quitártela de encima.

 

Las calles están llenas de vida, y es entretenido ver lo que hacen los viandantes: hablan por teléfono, hablan entre ellos, comen, cruzan la carretera, se cubren de la lluvia (con periódicos si no hay paraguas a mano) e incluso algún marranete se saca un moco y lo mira con interés breve.

 

El sonido correcto. Voces en chino y algo de inglés (el juego viene con subtítulo en castellano, no os asusteis), con un doblaje decente, aunque sin sobresalir. Disparos, golpes, motores, gritos y demás efectuados con completa corrección. Incluso detallitos, como el sonido de los semáforos para avisar a los invidentes. La música es... testimonial. Típica música de pelicula con tonos orientales. Ni molesta, ni sorprende. Y la elección de las sintonías en las cadenas de radio que puedes escuchar en los vehículos, tampoco es especialmente reseñable, pero ahí está.

 

EL JUEGO

 

Como ya dije, es básicamente un clon de GTA, así que ya sabe uno lo que va a encontrar: tiroteos, carreras en coches, mafiosos, policías persiguiéndote y demás parafernalia. Sin embargo, las armas de fuego pierden cierto protagonismo a favor de las peleas de kung-fu. En éste caso, están muy bien realizadas, fluidas, espectaculares y muy entretenidas. El sistema es el mismo empleado en los Batman: Arkham Asylum y Arkham City de Rocksteady, que ya se veía que iban a crear escuela, aunque en mi opinión son más plásticos en el título que nos ocupa. Además, como todos hemos visto en las películas de Bruce Lee, los enemigos nunca atacan en tropel, esperan su turno mientras uno o dos de sus compañeros intentan que muerdas el polvo. Así que, como emulación de las peleas de chinos de las pelis setenteras, lo clava.

Sleeping Dogs

Bromas a parte, el cuerpo a cuerpo en éste juego deja buen sabor de boca. Se pueden desbloquear combos y movimientos, pero el acierto está en que cada combo es más efectivo dependiendo del tipo de enemigo al que te enfrentes, con lo cual no acabas usando todo el rato el mismo tipo de golpe, fallo endémico de los juegos de tortas de hoy en día. Aquí variarás entre puñetazos, patadas, barridos, proyecciones, agarres, luxaciones y demás formas de hacer pupa con naturalidad. Y además, sin ser imposible, el combate suele ponerse peliagudo si no te mueves con soltura.

 

Incluye una forma de eliminar a los enemigos aprovechando el escenario, agarrándolo y empujándolos al objeto en sí: empotrar chinos malos contra cabinas de teléfonos, tirarlos a la basura, arrojarlos por una barandilla o estamparles con la cabeza en una pecera son formas muy satisfactorias de acabar con el enemigo. Además, en los combates ya avanzados, se convierte en una decisión estratégica (sólo puedes usar cada objeto del escenario una vez, no vale acabar con todos los enemigos tirándolos en filita india por un barranquillo) poniéndole un puntito más de gracia a unas peleas ya entretenidas de por sí.

 

El resto, pues un GTA más de la vida: carreras, ligar con chicas, tiros (aunque menos), tortas (más), misiones de escolta, robar coches y el resto de sueños húmedos de adolescente de éste tipo de juegos. Con el asunto de que eres policía, existen algunos casos algo mejor resueltos y con variedad, de poner micros, seguir gente e interceptar llamadas. Los minijuegos que se usan en éstos momentos están bien resueltos y no molestan, ayudando un poco más a meterse en el personaje.

 

Los minijuegos de karaoke ni los menciono. Los he esquivado como la peste. No me pegan para nada en el ambiente del juego.

 

También tenemos las opciones típicas de comprar coches nuevos para tenerlos en nuestro parking personal, así como las típicas tiendas de ropa, e incluso algo de moviliario para personalizar nuestros pisos francos.

 

La conducción es muy arcade, aunque no disgusta. Sin embargo, sería muy de agradecer una opción de conducción más real, con cambios de marcha y que te permitiesen utilizar un volante para los momentos de conducción. Desde el Mafia 1, no recuerdo otro juego de éste tipo que se tomase la conducción con un cierto realismo, y menos hacer el "cabra". Yo creo que le sentaría bien, sobre todo si penalizasen más el saltarse las normas de circulación, que sólo te penalizan en las misiones de la historia quitándote puntos de policía si golpeas otros coches o dañas a inocentes. Así, acabas conduciendo como una bala por toda la ciudad, sin ni mirar los semáforos, restándole inmersión al asunto. Digo yo que podrían poner la opción, al menos.

 

Según jugamos, desbloqueamos tres niveles: de policía, de tríada y de prestigio. Al subirlos, desbloqueas puntos para gastar en nuevas habilidades y técnicas de lucha, así como ventajas como descuentos en las tiendas. Lo que pasa es que es muy fácil llegar al máximo pronto, con lo que ése interés se pierde.

 

Los tiroteos, pues son discretos. Hay regeneración de vida, coberturas y auto-apuntado, vamos, las pestes de los juegos de acción de ésta generación. Pero como no son demasiados, y tampoco duran mucho, se aceptan como para dar variedad. Por suerte, como he dicho, el peso de la acción suele recaer en los combates de kung-fu, mucho mejores.

 

CONCLUSIÓN

 

Un juego que se queda en nada más que correcto. Bien a secas. Si eres fan de los GTA, encontrarás suficiente diversión, y por lo menos 20 horas de entretenimiento fijo (aunque conseguir todos los premios y desbloqueos te dará para mucho más tiempo). No disgusta, pero tampoco sorprende, ni innova, ni es el mejor de su género. Antes yo recomendaría L. A. Noire, si buscas un buen sandbox con una historia policial mucho más profunda. Si quieres hacer el cabra, creo que te rendiría más el GTA IV con unos cuantos mods para aderezarlo. O, si quieres de verdad un mundo lleno de posibilidades, recomendaría Precursors.

 

En cambio, si te gusta la temática del cine de acción oriental, o eres muy fans de los juegos de éste estilo, lo encontrarás muy de tu agrado. Al resto, recomendarles que esperen a que esté de oferta o a ver si hay suerte y salen mods interesantes.

 

LO BUENO:

 

  • Buenos gráficos y ambientación.

  • Combates de kung-fu muy meritorios.

  • Un buen representante de su género.

  • Los casos como policía tienen interés.

 

LO MALO:

 

  • Sin novedad en el frente. En ocasiones creerás jugar a una expansión de GTA.

  • El guion es predecible, no sorprende en absoluto.

  • Conducción arcade, sin opción a mayor realismo.

  • Tiroteos ramplones, con coberturas, regeneración y autoapuntado.