Historias

<>El día en Nueva Rachival era sofocante, el pequeño asentamiento gnomo estaba ubicado en el centro del desierto de tazoon, y vivir allí era completamente infernal si no estabas acostumbrado. Anika Steiner solo estaba de paso. Entre las solitarias calles del poblado avanzaba con paso lento apoyándose en su bastón, resguardándose del calor bajo una túnica y capucha que la cubría completamente. Con las botas manchadas en polvo avanzó hasta una casa con runas gnomas que debía ser una posada.

Hacía frío, era una mañana preciosa, el sol brillaba esplendido en el bosque, los árboles parecían tener un color especial aquella mañana, Enola miro por la ventana de su habitación y sintió una punzada en el corazón.

 

-         Tal vez nunca os vuelva a ver, hoy es el día. He de partir.

 

Su padre entro en la habitación y miro a su hija, estaba muy serio.

 

-         ¿Estás segura? ¿Realmente deseas volver? Aquel país ya no es lo que era princesa, ¿estas dispuesta a recorrer esas tierras para encontrar tus verdaderas raíces? Enola, esta es tu tierra, has crecido aquí hija, aquello es el pasado, aquel país…

 

 

 

 

ImageLas velas del gran barco elfo se volvieron a inflar cuando una racha de viento las empujo con fuerza hacia delante. La embarcación de madera aumentó su velocidad notablemente y empezó a romper las pequeñas olas que se formaban sobre el mar, una línea de espuma en forma de flecha se iba formando al paso de la veloz embarcación por los mares hacia el continente de Istaria. En la ajetreada cubierta, repleta de cabos y velas, había una gran agitación, no solo de la tripulación sino de los curiosos pasajeros que ojeaban el horizonte en busca de una porción de tierra.

EntrenadoraLa vida en Istaria no es fácil. Desde tiempos remotos, las razas vivas de Istaria han estado siempre en continua lucha para la supervivencia. La guerra y el sufrimiento son una constante en Istaria, todo ello provocado por las hordas de no muertos conocidos como los “Decrépitos Aegis” que tratan de usurpar las tierras a las poblaciones civiles de Istaria. En este mundo vive Maruxia Menea, una joven elfa oscura que poco a poco va aprendiendo a ganarse la vida y a luchar por defender lo poco que aún tiene.