Opinión

Debió ser durante la época del gran apogeo de los salones arcade. Por aquel entonces, las limitaciones tecnológicas obligaban a proponer unos videojuegos cuyo principal atractivo residía en el desafío, en el mero hecho de superar un escalón que nos permitiría acceder a otro más elevado y difícil. En ese reducido contexto, los más jóvenes debieron entrar en una dinámica competitiva y de autoafirmación. E inevitablemente ocurrió.

copas

 

LavadoSeguramente los aficionados a los videojuegos hemos salido en más de una ocasión en su defensa cuando alguien los ha tildado de juguetes para niños, matamarcianos, que no son arte y toda esa serie de comentarios despectivos que conocemos muy bien. Como medio, los videojuegos ofrecen muchas posibilidades a la hora de contar historias, expresar ideas o provocar emociones. En una sola obra hay texto, vídeo, fotografía, dibujo, escultura y música, todo ello dentro de un entorno interactivo en el cual el jugador toma decisiones.

Singularidad: Particularidad, distinción o separación de lo común.

De un tiempo a esta parte he ido adquiriendo la quizá no muy recomendable costumbre de echar vistazos esporádicos al mundillo de los shooters de corte convencional. Supongo que este voluntarismo surge de la necesidad de tomarle regularmente el pulso a uno de los géneros sin duda más populares.

singularity

Había leído numerosos comentarios acerca de los aspectos innovadores de Singularity y eso me animó a dedicarle una parte de mi tiempo. Craso error, porque transcurridos los primeros diez minutos ya tenía la sospecha de que me encontraba ante más de lo mismo. Al cabo de hora y media me estaba preguntando dónde diablos estaba el lado “singular” de este juego. A las tres horas decidí que haría el sacrificio de llegar hasta el final para después poder despacharme a gusto. Y allá voy.

Hace unos días fueron noticia las presuntas filtraciones sobre las características del también presunto Windows 8. Unas filtraciones que, como suele pasar, se produjeron de manera interesada para empezar a hacer crecer la bola de marketing que acompañará al “nuevo” sistema operativo de Microsoft. Pero lo que nos interesa es que Microsoft ha anunciado un renovado apoyo al PC como plataforma de juegos, algo que parece que ha despertado el amor a esta plataforma por parte de otras compañías.

Que los videojuegos cuestan una pasta es algo que todos sabemos de sobra, al menos los que pagamos por ellos. Si el juego es bueno no nos importará demasiado el dinero que nos haya costado, una cantidad que se podría considerar ridícula en función del número de horas de diversión que nos haya proporcionado. El problema viene cuando el juego es un desastre y acaba desinstalado tras numerosas menciones a dios nuestro señor todo poderoso. Y eso a pesar de que las fuentes de información para orientar nuestra compra son innumerables; revistas, webs especializadas, foros, comentarios, amigos y demos. ¿Quien no se ha tenido que comer con patatas un mal juego?, ¿quien no ha sentido en alguna ocasión que ha tirado el dinero?. En el Grupo 97 nos ha pasado, así que os contamos nuestras desgraciadas experiencias.