Opinión

En mayor o menor medida, todos sabemos que la piratería es un problema. La opción de conseguir un juego gratis en vez de pagar una cantidad de dinero es muy tentadora, lo cual perjudica a los desarrolladores y editores de software. Para intentar evitar el pirateo, las empresas han desarrollado diversos sistemas para proteger los juegos, todas ellas inútiles. Desde la época de Spectrum, ninguna protección ha evitado que haya gente, mucha, que consigue juegos gratis de manera ilegal.

Sabiendo esto, las compañías siguen ideando sistemas de gestión de derechos (DRM) que están rodeados de una fuerte polémica porque afectan a la privacidad y a la comodidad de los usuarios legales de esos videojuegos. Las editoras se defienden diciendo que esas medidas retrasan el pirateo durante un tiempo, suficiente para no frenar las ventas de la primera semana, las más importantes según ellos.

UBI Soft acaba de adoptar un sistema de conexión en línea. Para jugar, hay que estar conectado constantemente, con los problemas que eso acarrea a los usuarios. Sobre esta protección, se sabe que ya ha sido reventada, dejando a los usuarios legales como únicos sufridores de esta medida. El pirata, tan feliz con su copia ilegal, el que paga por el juego original, sufrirá las incomodidades del DRM. ¿Qué opinamos en el Grupo 97?. Lean, lean...

Gracias al camarada Bokerón, hemos creado una nueva sección en la que debatiremos acerca de temas relacionados con los videojuegos. Varios miembros de este grupo darán su punto de vista sobre asuntos polémicos o de interés para los jugadores de PC. Será en formato escrito, al menos de momento, puesto que nuestros medios para realizar un podcast son limitados, pero sobre todo porque por lo visto para hacer un podcast hay que poner música estúpida en la cabecera, y no creo que estemos preparados para ello. Bueno, sí, también es por nuestra incapacidad para convertirnos en estrellas de la radio.

Vamos a arrancar con un tema muy conocido por todos; la compra venta de videojuegos de segunda mano. Numerosas compañías, especialmente Electronic Arts, quieren acabar con esta forma de adquisición de títulos porque estas transacciones no les generan ningún beneficio. Para ello proponen medidas como la inclusión de códigos de un solo uso para desbloquear descarga de contenidos, con la posibilidad de pagar 10€ para desbloquearlos una segunda vez. Parece ser que detrás de esta medida están los beneficios que sacan de la venta de segunda mano empresas como Gamestop, EB Games, etc.

Estas medidas también afectarían a las transacciones entre usuarios que ya se han terminado el juego y quieren recuperar algo de dinero, o simplemente no les ha gustado y se quieren deshacer de él. Es este caso no se podría hablar de un beneficio económico. Empezamos así pues con un debate que esperamos aporte diferentes puntos de vista sobre un tema que podría no estar tan claro como pueda parecer en un principio.

Si hay alguien por ahí que lleve algún tiempo leyendo mis majaderías, sabrá que en numerosas ocasiones he criticado a las editoras por tomar al jugador por gilipollas, realizando juegos con un nivel de exigencia intelectual bajísimo. Además de esto, siempre he creído que un buen juego, independientemente de su nivel de complejidad, puede ser rentable económicamente si se promociona convenientemente.

¡Pulse para ganar!Puede sonar pretencioso, pero leyendo un poco las noticias y artículos de videojuegos que aparecen en la red no puedo evitar decir: os lo dije. Llevo muchos años diciéndolo y creándome muchos enemigos virtuales por ello. Muchas discusiones en todos los sitios por los que he pasado; revistas, webs, foros, listas de correo, bares, iglesias y puticlús. Y ahora, unos cuantos años más tarde, los mismos que me llevaban la contraria se unen al mismo club. Es normal, han crecido, han dejado atrás la adolescencia y empiezan a ver las cosas de manera diferente.

Una de mis películas favoritas, por no decir la que más, es la segunda parte de El Padrino, del maestro Coppola. Tenía difícil superar la primera, también maravillosa, y creo que lo logró con nota. Si no me equivoco, debe de ser la única segunda parte que es capaz de superar a una obra maestra de ese calibre. La razón de que esto haya sucedido tal vez se encuentre en que Coppola no quería hacer caja con la segunda parte aprovechando el éxito de la primera, si no que le habían quedado cosas por contar acerca de la familia Corleone. Las escenas de Vito recién llegado a Estados Unidos son maravillosas, además de necesarias para explicar todo lo que vendría después. Quería profundizar en la historia.

Thief

No se podría decir lo mismo de la tercera parte, estrenada dieciséis años después. Puede que aún quedara algo por decir de Michael Corleone, pero el resultado no se acercaba a El Padrino II. Tal vez porque la realización de esta película no se debía a que había que contar más cosas de los Corleone, si no que era otra época y de lo que se trataba era de hacer caja utilizando un nombre mítico en la historia del cine. Si bien en calidad el resultado fue decepcionante, la recaudación fue de 21 millones de dólares, una cantidad que no estaba nada mal.

Si en vez de hablar de cine nos centramos en los videojuegos, la cosa cambia bastante. La principal diferencia es que los videojuegos tienen un componente tecnológico importante, así que es muy fácil dejarse llevar por el apartado técnico que siempre será mejor con los años. Sería como si comparamos los efectos especiales de las películas de ahora con las de hace 50 años, o más. Las películas de ciencia ficción de ahora son mejores, técnicamente, que las del pasado, aunque nadie va a negar que Metrópolis es una obra maestra. ¿Verdad?. En los videojuegos pasa algo parecido, aunque el espacio temporal es mucho más corto.