Opinión

He de confesar que me he emocionado con la Game Developers Conference de este año. Hastiado de tanta idiotez reinante en el mundo de los videojuegos, me había casi desconectado por completo de este tipo de acontecimientos tan proclives al "hype" y al mercantilismo. Muy pocas veces he visto algo interesante en los diferentes medios acerca de ferias estilo E3, GC y también la GDC, la convención de los desarrolladores, los que crean esas obras de arte, y pensé que en esta ocasión nada iba a ser diferente.

Pues mira tú por donde este año me he encontrado con comentarios que me incitan a tener cierta esperanza de que esto cambie. Frente a tanta "next gen" y tanta tontería, llega el señor Warren Spector y empieza a hablar a cerca de la excesiva dependencia tecnológica de los videojuegos actuales y el olvido de sus posibilidades narrativas. Mr Spector, que ha estado implicado en la serie Ultima, System Shock, Thief y Deus Ex, ha sido muy crítico con esa obsesión por ofrecer sólo calidad técnica en los videojuegos descuidando otros aspectos que pueden resultar más interesantes.

Llegó a decir, con otras palabras, que los desarrolladores sólo saben mejorar la técnica, que es lo fácil, pero que no se mojan en absoluto a la hora de explorar la narrativa en los videojuegos, dando lugar a personajes de una definición alucinante pero con los mismos comportamientos que hace diez años. Lo que más me gustó es una frase que creo que resume perfectamente lo que pienso del panorama actual videojueguil: "¿no sería interesante poder jugar a algo sin tener que sentirse siempre Vin Diesel?".

Bravo Warren, ese es el espíritu. Ya está bien de juegos equivalentes a películas de acción comerciales de Hollywood, es necesario que haya una a puesta por la narrativa y por otros aspectos apenas explorados en este medio. Hay que apostar por la creatividad y dejar de lado la gilipollez y conservadurismo que impregna cada nuevo título de las grandes editoras, hay que apostar por el jugador inteligente en detrimento del unicejo, hay que aprovechar las muchísimas posibilidades que ofrecen los videojuegos que aún no han sido explotados. Una lástima que el gran Warren también haya caído en lo mismo cuando ideó el Deus Ex 2, pero hay que tener fe y esperar que en su nuevo estudio, Junction Point (el nombre de un proyecto suyo de mediados de los 90), rodeado de algunos ex miembros de Looking Glass e Ion Storm Austin, logre volver a sorprendernos a todos y lance al mercado un juego que esté a la altura de lo que todos esperamos de él.

Se que no es probable, que la realidad será implacable con este tipo de proyectos, pero nunca se sabe. Se dice que mientras hay vida hay esperanza, y en este caso hay que decir que mientras Warren sea capaz de decir esas cosas en la GDC, podemos seguir ilusionados con un nuevo proyecto suyo.

Ahora que el verdadero momento emotivo de la GDC llegó por parte de uno de los desarrolladores de The Sims, el juego más vendido de la historia. Chris Hecker llegó a decir que "La Wii es una mierda", que no tiene potencia para poder desarrollar una buena IA y acusó a Nintendo de no tomarse el apartado artístico de los videojuegos en serio. ¿No es emocionante?. Cuando leí la noticia no daba crédito y las lágrimas inundaron mis ojos. Hacía muchísimo tiempo que no escuchaba unas palabras tan llenas de poesía y sentimiento. Gracias Chris por recordarme que no estoy solo.

Eso sí, ya se ha retractado, a todo el mundo le gusta conservar su empleo.  

Seguro que os suena una compañía llamada Electronic Arts. Hacen vídeojuegos y tal, o al menos lo intentan. Hace muchos años tenían bajo sus redes a compañías legendarias como Origin, Looking Glass, Westwood o Bullfrog entre otras. De Origin se quedaron con algunas licencias, como Ultima o la serie Wing Commander, que tan buenos momentos nos ha proporcionado. Los simuladores de ciencia ficción creados por Christ Roberts han supuesto un hito en el género.

Ni Origin existe como tal ni Christ Roberts está en Electronic Arts, pero ya sabemos que va a salir al mercado un nuevo juego con el nombre Wing Commander. Pero antes de que lancéis los sombreros al viento, hay que aclarar unas cosas. Sale para Xbox360 en exclusiva, con lo cual para nosotros es como si no existiera a la hora de recomendarlo. Y además será en plan arcade-matamarcianos, sin ningún parecido con los anteriores juegos de la saga. Wing Commander Arena, se llama. Vamos, que ya tenemos otra gran serie convertida en un algo que no vale para nada. Un arcade ochentero como otros cientos de miles de juegos que hemos visto desde ya ni se sabe cuanto. Iba a poner un vídeo sobre el juego, pero prefiero ahorraros el disgusto. Felicidades, Electronic Arts, tienen una empresa creativa como pocas.

A finales de los años 90, unos tipos desconocidos hasta ese momento fundaron una compañía llamada Gathering of Developers, cuyo objetivo era el de agrupar a diversos estudios de desarrollo para, juntos, tener más fuerza para publicar sus obras sin depender de estúpidas editoras que coartasen su libertad creativa. De esta idea suicida, salieron algunos de los juegos de PC más interesantes de los últimos años, logrando un éxito de crítica y ventas que acabaron con la compra de la empresa por parte de Take 2 para después rebautizarla como 2k Games y echar por tierra gran parte de la labor de GoD Games (así se la conocía).

Sin duda recordáis series como Age of Wonders o Hidden and Dangerous, juegos como Mafia, Railroad Tycoon, Fly! 2, Kingdom Under Fire (el primero, no el bodrio consolero de ahora) o Max Paine entre otros muchos. Al frente de esta editora, estaba Mike Wilson, que anteriormente había estado en ID Software e Ion Storm, y que vio como su compañía desaparecía tras las fauces de Take 2 y con ella toda esa libertad creativa de la que hacía gala GoD Games.

Tras varios años de ausencia, Mike Wilson vuelve a las andadas junto con Harri Miller para crear otra compañía con ese mismo espíritu; Gamecock, algo de lo que os habréis enterado a través de toda la prensa especializada.

Pues estoy ilusionado, qué coño. En un momento en el que no hay más que basura "Next Gen" y prensa servil, que se creen compañías que valoren la libertad creativa del programador es algo digno de mención y alabanza. God Games, Idea (el grupo de Bistudio) y ahora Gamecock son ejemplos de que aún hay gente en el negocio que quiere hacer las cosas bien hechas por encima de cualquier criterio comercial. Esta idea puede parecer suicida, pero si observamos las cifras de ventas de los juegos que os comentaba antes, veréis que no es así, que lo bueno y creativo también vende y sólo hace falta promocionarlo convenientemente.

Al igual que los políticos en campaña electoral, el aparato de propaganda de Microsoft está haciendo su trabajo e intentando ganar adeptos a su causa. Dicho de otra manera, están como locos soltando dinero donde sea necesario para crear expectación (y expectoración) hacia su nuevo sistema operativo, el Windows Vista, que como sabemos, está patrocinado por Lotería Primitiva y la AFHDAEAM (asociación de fabricantes de hardware dispuestos a enriquecernos aún más).

Fruto de la generosidad de los comerciales de Microsoft, se producen las nuevas declaraciones del presidente de EPIC, Mark Rein, ese genio que encabezó la obra maestra llamada Unreal y que ahora se dedica a decir lo que haya que decir para que su empresa vaya viento en popa. En una reciente entrevista a Gameinformer, el señor Rein nos dice en un tono súper sincero y objetivo, que el Vista es una maravilla, que no cambiarse a él es poco menos que de gilipollas, que no le gusta que pueda funcionar sin la capa Aero, que haya versión de 32 bits en vez de ser todas de 64 y otra serie de comentarios que mejor no reproducir porque en esta web no queremos ponderar la escatología.

 Señor Mark Rein, si trabaja para Microsoft, dígalo claramente. Es lícito y comprensible que uno quiera hablar bien de quien le paga. Si Microsoft le paga, estupendo, disfrute del dinero que tanto esfuerzo le ha costado ganar. Pero no nos tome por imbéciles. Usted sabe tan bien como yo que el Vista es un cagarro, que pide más recursos y que limita mucho la libertad de elección del usuario por una serie de razones que todos conocemos. Haga caso a los comentarios de Tim Sweeney, John Carmack o Gabe Newell que no ven más que "hype" en el nuevo sistema operativo de Microsoft, y deje la publicidad para los comerciales. Muchas revistas e informes serios, recomiendan no instalar Vista cuando salga, y eso a pesar del "pressing" de Microsoft. ¿No da que pensar?.