Artículos

Un nuevo fenómeno lleva algún tiempo sacudiendo Internet con bastante éxito. Se trata del crowfunding, es decir, la financiación colectiva de algún proyecto por parte de las personas interesadas en que se realice. En un mundo en el cual sólo se tiene en cuenta lo que da dinero de manera rápida, cualquier proyecto que no siga esa pauta será ignorado por el 97% de los inversores, ya sea arte, ocio o ciencia. Sólo las inversiones públicas o el esfuerzo y tenacidad de los emprendedores podían paliar esta situación. Muchos se han empeñado hasta las cejas para lograr seguir con sus investigaciones, realizar películas, videojuegos u otro tipo de proyectos. En el caso de los videojuegos tenemos el mercado independiente, por ejemplo.

{youtube}YupzBYxsgow{/youtube}

Con el crowfunding se puede conseguir financiación sin depender totalmente de alguien con mucha pasta que crea que el proyecto es viable económicamente, algo que suele implicar concesiones comerciales que están reñidas con las meramente artísticas o morales, dependiendo de lo que estemos hablando. En lo que nos ocupa, que son los videojuegos, estamos cansados de ver lo que suele pasar con la mayoría de editoras. Grandes ideas atontadas para, supuestamente, llegar a un mercado mayor, con todo lo discutible que podría ser eso.

Wall E Lazy

Tal vez la película que más me ha gustado de Píxar es Wall-e. Muchas de las razones se encuentran en los quince o veinte minutos iniciales, los cuales me parecen magistrales en todos los sentidos, pero hay otra razón fundamental, y es la crítica que hacen sobre la influencia que tiene la pereza en la estupidez humana. Las escenas de los supervivientes, gordos y con sus miembros tan atrofiados que apenas pueden andar mientras circulan sentados en butacas llenas de pantallas, es una forma audaz de expresar lo que pensamos muchos: si todo es demasiado fácil y cómodo, acabaremos convirtiéndonos en amebas.

 

Fieles a nuestra tradición, hemos hecho otra lista sobre los juegos que saldrán en 2012 y que consideramos interesantes, siempre desde nuestro punto de vista, estilo o como queráis llamarlo. 2011 no ha sido un mal año en cuanto a videojuegos se refiere y por lo que parece, 2012 puede seguir la misma línea. El que más esperamos es Dishonored y ojalá que no padezca el famoso mal de hype, es decir, que se espere tanto de él que al final decepcione. Y no es el único, tal vez este año aparezca Dead State, Arma 3 o Carrier Command, por citar unos pocos títulos más que apetecibles.

Lo que queremos dejar claro es que esta no es una lista de todo lo que va a salir en 2012, si no de lo que nosotros creemos que puede aportar algo interesante al mundo del videojuego. Muchos de los juegos ya los conoceréis, pero tal vez haya alguno que sea desconocido para la mayoría. Se trata de informar sobre lo que creemos que puede molar, pero habrá que ver cuantos de los juegos de esta lista acaban mereciendo su lugar en ella. El año pasado no la cagamos demasiado, a ver si este tampoco.

 Otro año más seguimos aquí dando la chapa con lo que consideramos que son los mejores juegos del año, o mejor dicho, los que más nos han gustado a los lectores de este grupo. El procedimiento de selección es el típico, es decir, votaciones en el foro sin ningún condicionante más allá de centrarse en PC, obviamente. Bueno, ese y el pequeño detalle de que un voto al Call of Duty implicaría pena de muerte. No es más que una lista de los que más nos han gustado, sin pretender dogmatizar ni nada por el estilo. Que nadie vea en esta lista algo más que nuestras opiniones y preferencias.

Este año ha sido magnífico. Han aparecido títulos muy buenos y otros que, esperando que fueran horribles, han sido mejores de lo que nos esperábamos. Al final va a ser cierto eso de que tras un año malo viene otro bueno, porque 2010 no fue gran cosa que digamos. Esperemos que la norma no se cumpla y 2012 sea todavía mejor. Las votaciones no fueron masivas, como ya os podéis imaginar. Este grupo puede ser muchas cosas, pero masivo no es una de ellas. Eso ha dado lugar a que hubiera mucha igualdad, pero también ha provocado que hubiera alguna que otra sorpresa.

 

Grupo 97

Adentrarse en La Zona no es una tarea fácil. La radiación allí presente no invita a realizar paseos turísticos, y menos aún si lo que nos vamos a encontrar es un lugar inhóspito lleno de muerte y destrucción. A cada paso que avanzo, la sensación de angustia se hace más presente, provocando a partes iguales terror y fascinación por un mundo que no perdona el más mínimo fallo. Seres peligrosamente desesperados pululan por ese mundo, una desesperación que parece una pequeña anécdota si la comparamos con el sufrimiento que irradian sus ojos. Seres infernales que han padecido, y padecen, un auténtico infierno interior. Pero no es lástima ni compasión lo que buscan.

 

He tenido ocasión de probar un par de fines de semanas la beta del primer MMORPG de Bioware, Star Wars Old Republic, llamado a ser el sustituto del World of Warcraft, bien conocido por llevar muchos años con más de 10 millones de subscriptores. WoW es, sin duda, uno de los videojuegos más rentables de la historia, provocando la envidia de muchas compañías que quieren competir imitando su estilo simplón y repetitivo, pero ignorando que para jugar a un clon, mucha gente prefiere quedarse con el original, suponiendo que se pueda considerar original a WoW.

Swor 1

Bioware, esclava de Electronic Arts, ha apostado por una de las licencias más atractivas que hay en la actualidad; Star Wars, y con ella han desarrollado un juego masivo online para competir con Blizzard – Activision, lo que ha provocado que muchos lo definan como el WoW con sables de luz. Uno de los problemas es que SWOR usa la misma licencia que Star Wars Galaxies, el gran MMORPG de Sony Online y Lucas Arts, y aunque buscan un tipo de jugador diferente, está claro que no había sitio para todos y al final Star War Galaxies va a desaparecer. La culpa no es del SWOR o de Bioware, si no de Lucas Arts y SOE, además del nefasto Combat Upgrade que cambió completamente el estilo de juego y espantó a miles de jugadores.