Acción

Aunque seguimos pensando que Arma 2 aún tiene mucho que aportar, el tiempo pasa inexorablemente y, antes o después, el nuevo referente de los juegos de guerra será Arma 3. Ayer se ponía a la venta la versión comercial, la cual todavía no incluye la campaña para jugar en solitario, o en cooperativo, que estará disponible, por capítulos y gratuita para los que ya han adquirido el juego, a partir de octubre. Bohemia dio la posibilidad de que los usuarios compraran la versión alfa a mitad de precio del juego completo, para así poder probarlo durante todo este tiempo. Lo cierto es que, incluso con las primeras versiones alfa, el juego se ha mostrado bastante estable en general y con un magnífico rendimiento si tenemos en cuenta la calidad gráfica que tiene para un escenario tan grande.

El acierto de Bohemia con poner a la venta la versión alfa ha quedado patente por la gran cantidad de modificaciones y misiones que ya tenía Arma 3 antes de salir a la venta, lo que incrementa su valor añadido. Ya desde la época del primer Operation Flashpoint, antes del cambio de nombre, en Bohemia apostaron por dejar que la comunidad pueda añadir contenido o realizar modificaciones, una tendencia que ha ido mejorando con cada nueva versión y que ha dado lugar a una de las comunidades más activas, y longevas, que hay en este momento. La salida de modificaciones o conversiones, han llevado a Arma 2 a ser juego más vendido en Steam durante varias semanas, mucho tiempo después de que fuera puesto a la venta, gracias a DayZ, una modificación de zombies y supervivencia que ahora se está desarrollando como juego completo.

Arma 3 trae muchas novedades sin abandonar el estilo “simulero” de toda la saga. Mantiene el realismo en la balística, alcance y daños de las numerosas armas disponibles, mejora las animaciones del movimiento de los personajes y añade nuevas posturas de los soldados a las tradicionales de pie, en cuclillas o tumbado. Hay dos novedades que son las más llamativas. Una es que se puede bucear, con lo cual, se abren nuevas posibilidades a la hora de acercarse a un objetivo. Los soldados pueden usar trajes de submarinismo, e incluso usar vehículos submarinos que, como suele ocurrir en esta saga, son multitripulables en multijugador.

Otra novedad, no exenta de polémica, es que todo el material militar, incluyendo los vehículos, no están en activo en la actualidad, tratándose de prototipos que aún no han entrado en servicio. Algunos ni siquiera han salido de la mesa de diseño de los ingenieros, otros, como el Comanche, existen desde hace tiempo, pero nunca han llegado a formar parte de ningún ejército porque en EEUU. han cancelado el proyecto. Aunque a muchos les ha disgustado esta decisión, lo cierto es que carece de importancia puesto que, al tratarse de un juego tan modificable, no pasará mucho tiempo antes de que todo el contenido que había en Arma 2 acabe en Arma 3. Armas antiguas, modernas y hasta de Star Wars acabarán apareciendo para que cada uno elija lo que crea oportuno. Es una de las grandezas de este juego.

Arma 3

Después de haber probado todo este tiempo la alfa y la beta, podemos asegurar que se trata de un juegazo mayúsculo como siempre han sido todos los de esta saga. Las posibilidades que ofrece como juego de guerra son casi ilimitadas, tratándose de un juego único en su género. No tiene rival, no hay otro juego similar que pueda ofrecer tanto por tan poco. Como punto negativo se puede decir que hay cosas que aún no han mejorado, como que la IA te vea aunque estés oculto en la hierba. Es decir, tardan más en localizar al soldado, pero una vez localizado, la hierba se convierte en inexistente para el enemigo. Tampoco se puede decir que el control de aviones y helicópteros sea muy realista, que digamos, ni tampoco el modelo de daños de los blindados es para hacer una fiesta, pero sigue teniendo un nivel de realismo en infantería que ningún otro juego ofrece, con la excepción, tal vez, de Battleground Europe.