Simuladores

Recuerdo como si fuera ayer la primera vez que jugué a Elite en un glorioso Spectrum. En la piel del Comandante Jameson, me pasé horas y horas recorriendo el espacio con mi Cobra Mark III, comerciando, pirateando, escapando de la policía, acoplando la nave en estaciones espaciales que giraban, visitando galaxias lejanas... era un juego increíble, precursor de muchas cosas, como los juegos abiertos que ahora se conocen como “sand box”. Mucho le deben a Elite juegos como Privateer, X o I-War. Mucho le debo yo por los buenos momentos que me hizo pasar.

Elite Logo

David Braben creó una saga legendaria que mejoraba con cada título, hasta llegar a esa maravilla llamada Frontier: First Encounters. Desde entonces, no ha podido desarrollar ningún Elite más, a pesar de que se lleva hablando de un Elite IV desde el año 1998. De hecho, desde Frontier, se puede decir que no ha podido lanzar al mercado ningún juego que se acerque al nivel de la saga Elite. Ni de lejos. Tampoco pudo lograr financiación para The Outsider, un prometedor juego abierto ambientado en Washington cuyo desarrollo se encuentra detenido por falta de financiación, pero no cancelado.

 

 

Esta situación puede cambiar con el anuncio del kickstarter de Elite Dangerous, el nuevo Elite que muchos estábamos esperando. Estaba claro que era la única forma que tenía de financiar un proyecto como este, ya que ninguna editora estaría interesada en algo asó salvo que su intención fuera la de realizar alguna aberración consolera. El límite que ha puesto es muy elevado, 1.25 millones de libras. En este momento, cuando aún faltan 56 días para que acabe el proceso, lleva recaudadas 360 mil. Va a ser difícil, pero hay mucha gente que confía en él como desarrollador, y es posible que lo logre. Ojalá. Esperemos que haga algún vídeo mostrando algo para animar a la gente a financiarlo.

 

 

No se sabe muy bien si optará por un estilo más arcade, como en Elite, o irá hacia la simulación de Frontier, pero sí sabemos que tendrá multijugador cooperativo y que, al igual que en todos los demás, se podrá comerciar, piratear, participar en aventuras, mejorar naves y todo eso que tanto nos gusta. Habría que preguntarse si es el momento adecuado para lanzar el kickstarter teniendo en cuenta que Chris Roberts también tiene su proyecto. Puede ser que Braben quiera aprovechar el tirón. Sea como sea, este es un proyecto que hay que apoyar. No es por nostalgia, es porque se necesitan más juegos de este estilo. El Grupo 97 los necesita.