Simuladores

En el año 1998 salió al mercado uno de los mejores videojuegos de todos los tiempos, I-War, conocido también como Independence War en EEUU por algunos problemas con el nombre original. Fue desarrollado por Particle Systems y distribuido por Infogrames, actualmente Atari. Se trataba de un simulador espacial de ciencia ficción que tenía una serie de particularidades que lo convirtieron en único, a la altura, como poco, de los míticos Elite y Privateer.

I-War

Flaming Cliffs
En Eagle Dynamics continúan con su labor de cumplir los sueños de los aficionados a los simuladores de vuelo de combate. Después de haber realizado el simulador de helicópteros más realista de todos los tiempos, DCS Black Shark, se han puesto manos a la obra con una actualización, de pago, de Flamming Cliffs. En esta ocasión incluirán algunas de las demandas de los aficionados a la serie, como por ejemplo mejoras en los sistemas de armas, sensores, modelo de vuelo en algunos aviones, etc. Pero por encima de todo, hay que destacar dos cosas. La más importante es que será compatible en multijugador con el DCS Black Shark. La otra es que van a ganar el campeonato de cabezones del año por incluir, una vez más, el sistema de protección Star Force.

En el año 2002, Electronic Arts compró los derechos para publicar, exclusivamente, juegos sobre la Nascar, la popular prueba de motor estadounidense. Hasta ese momento, los únicos que hacían simuladores sobre la Nascar eran Dave Kaemmer y compañía en  Papyrus, siendo el Nascar Racing 2003 el mejor simulador de dicha prueba hasta la fecha. Electonic Arts tomó el relevo, pero no se acercó ni de lejos a la calidad de los simuladores de Papyrus. Lanzaron un par de títulos en PC, Nascar Simracing y Nascar Thunder 2004, y después irían publicando sucesivos títulos en consola, incluso de peor calidad. Dicho de otra manera, se quitaron de en medio a los que sabían y se pusieron ellos que no tenían ninguna intención de hacer algo de calidad con la licencia. Ni que decir tiene que esta jugada supuso la puntilla definitiva a Papyrus.

iRacing

Ahora en Electronic Arts acaban de anunciar que no tienen planes, al menos de momento, de realizar más títulos con la licencia Nascar, que han cambiado el equipo, trasladado a los miembros a otras divisiones de EA Sports y blablabla. Como siempre, EA sin comer ni dejar comer. Han desaprovechado una jugosa licencia haciendo "simuladores" mediocres y ahora ya no les interesa. Eso sí, llevándose por delante a Papyrus como "daño colateral". Al final la licencia no ha sido  tan jugosa como esperaban, algo que no debería sorprender demasiado. Para juegos de carrera arcade, hay otras licencias más atractivas, así que ni los aficionados "hardcore" ni los ocasionales estaban demasiado entusiasmados con los títulos que iban saliendo.

Flight Simulator gone

En el año 1976, Bruce Artwick creó un programa de ordenador que simulaba el comportamiento de un avión. Lo hizo para una revista y al ver el interés que había despertado, lo incorporó como un producto comercial a su empresa, Sub Logic. Se vendería para el ordenador Altair 8800 y posteriormente, en el año 1980, se distribuiría para Apple II. En 1982 se vendió una licencia a Microsoft que sería lanzada en PC con el nombre de Microsoft Flight Simulator 1. Desde entonces, han ido saliendo numerosas versiones que han despertado el interés de millones de aficionados a la simulación de todo el mundo, convirtiéndose en la franquicia más longeva y exitosa, no sólo por las ventas del simulador si no también por el mercado que ha crecido a su alrededor.

Steel FuryLos simuladores de carros de combate se cuentan con los dedos de una mano. Nunca han sido especialmente prolíficos, ni siquiera cuando la legendaria Microprose funcionaba a pleno rendimiento con títulos como M1 Tank Platoon. De hecho, desde que saliera Steel Beasts, no se puede decir que hubiera un simulador de carros de combate realista que mereciera la pena, siendo precisamente su segunda parte la que salvaba la situación. Si habláramos de simuladores de vehículos de la Segunda Guerra Mundial la situación sería aún peor, ya que el viejo Panzer Elite era la única referencia decente que nos podíamos encontrar, sin contar la meritoria simulación de World War Two Online (ahora Battlegroud Europe).

Esta situación va a cambiar en Europa, ya que Lighthouse Interactive ha enviado a duplicación Steel Fury: Krakov 1942, un simulador de carros de combate de la Segunda Guerra Mundial desarrollado por Graviteam. El simulador se centra en los acontecimientos acontecidos entre el 12 y 28 de mayo de 1942 en el Frente del Este, cuando tres batallones de carros soviéticos fueron rodeados por las unidades alemanas y obligados a combatir en una feroz batalla, como todas las acontecidas en ese demencial frente.